Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el ganadero se hace vegetariano

Un criador de ovejas decide donarlas a un santuario en vez de conducirlas al matadero

Cuando el ganadero se hace vegetariano Ampliar foto

Sivalingam Vasanthakumar se ocupaba de un rebaño de 20 ovejas en Devon (Reino Unido) hasta principios de este año. Un buen día de camino al matadero decidió dar un golpe de volante (y de vida) y puso rumbo a un santuario de animales (Goodheart Animal Sanctuaries) que está a 320 kilómetros de su casa.

Y Vasanthakumar lo hizo, según cuenta la BBC, por cargo de conciencia puesto que no podía soportar por más tiempo ver a los animales sufrir de esa manera. El ganadero que ha abandonado el ganado ha decidido ganarse la vida de otra manera: vender cocina india (él es originario de Sri Lanka) en un mercado local además de algo de la verdura que florece en su jardín.

¿Qué está pasando cuando incluso los ganaderos abandonan el ganado para no enviarlo al matadero?

La historia de esta conversión al veganismo de un ganadero no es una primicia, al menos en el Reino Unido. También allí otro ganadero, Jay Wild, decidió en 2007 reconvertirse, en su caso en agricultor orgánico. Wild disponía de un rebaño de 73 vacas y ya no podía soportar la idea de llevarlas al matadero. A base de tiempo y de gestiones, consiguió que todas fueran acogidas en un mismo santuario, Hillside animal sanctuary.

La historia de la conversión de Wild la cuenta un maravilloso cortometraje, corto donde los haya, de sólo 14 minutos. 73 cows (73 vacas en inglés) es obra de Alex Lockwood, un joven realizador británico que consigue en un cuartito de hora, gracias a una cuidada fotografía, a la presencia parca pero sincera del protagonista y también sobre todo gracias a los silencios, las miradas y los gestos, sumergirnos en el conflicto interno que vivió Jay Wild antes de decidirse a vivir como realmente quería vivir. De hecho el documental, que se gestó casi sin presupuesto, consiguió ser nominado a los premios BAFTA.

Cuando el ganadero se hace vegetariano

¿Qué está pasando cuando incluso los ganaderos abandonan el ganado ante la perspectiva de tener que enviarlos al matadero? El diario The Guardian intentaba responder a esta pregunta echando mano de la ciencia. Fiona Buckland, coach de vida entrevistada por The Guardian, interpreta estas acciones como resultado de la disonancia cognitiva, oséase, del trastorno que sufre una persona cuando existe demasiado desfase entre cómo vive esta persona su vida y cómo querría vivirla realmente. Y si el desfase se hace insoportable, la persona tiene que reaccionar aunque sea de manera impulsiva e inesperada.

A mi modo de ver la disonancia cognitiva no afecta de manera aislada y puntual a algunos ganaderos sino que es el problema con el que topa hoy en día nuestra sociedad de consumo en su conjunto. Nos hemos acostumbrado a consumir carne, pero también ropa, verdura, tecnología… sin plantearnos demasiado de dónde viene, en qué condiciones ha estado producida, cómo han sido tratados los productores y los animales, qué impacto tiene sobre el medio ambiente.

Sin embargo es hora ya de responder a las preguntas. Es más: hoy en día disponemos de toda esta información, de imágenes, de testimonios, de documentales a mansalva que nos obligan a reposicionarnos de nuevo. No podemos hacer como si no supiéramos nada. No podemos cerrar los ojos por más tiempo. O sí. Podemos hacerlo hasta el día en que la disonancia cognitiva nos obligue a nosotros también a dar un golpe de volante y poner nuevo rumbo a nuestra vida de consumidores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información