Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Silvia Abril y Andreu Buenafuente, un matrimonio gamberro para los Goya

Los cómicos, encargados de conducir esta noche la gala de los premios del cine español, han hecho de reírse de sí mismos la clave de su éxito

goyas
Silvia Abril y Andreu Buenafuente en la presentación de 'Bajo el mismo techo', en Madrid, el pasado 24 de enero. Getty Images

No es la primera vez que trabajan juntos, pero el tándem de Silvia Abril y Andreu Buenafuente sobre el escenario del auditorio Fibes de Sevilla para presentar esta noche los Goya está causando furor. Los cómicos se enfrentan no solo a las posibles críticas de hacer amena la gala de los premios del cine español, sino que el hecho de que sean matrimonio hace que el interés sobre su compenetración en escena sea máximo. Ellos no le temen a nada y se lo toman como si de uno de sus programas diarios se tratase. Saben bien cómo manejar los tiempos y han ensayado toda la semana para que nada se salga del guion. Y si se sale, que quede igual de bien. "Llevamos tantos años sometidos a la crítica que esto no va a ser un trabajo diferente", aseguraron ambos a RTVE, encargada de emitir la ceremonia, el pasado viernes.

El presentador y fundador de la productora El Terrat sabe a lo que se enfrenta. Lleva toda la vida en el mundo de la comunicación y el entretenimiento y es considerado como uno de los presentadores y cómicos más reconocidos de España. Además, es su tercera vez a cargo de la gala de los Goya, que ya presentó en 2010 y 2011 con buen resultado para el público. Abril, en cambio, se adentró hace menos tiempo en esta industria y esta noche se enfrenta por primera vez a este reto que considera "un auténtico lujo". Eso en términos profesionales, porque en lo personal su mayor desafío es que su matrimonio salga ileso de esta gala, como ella misma confesó a este diario a finales de enero.

Ver esta publicación en Instagram

T’estimo fins a l’infinit amor meu!!! FELICITATS @andreubuenafuente , la vida amb tu és meravellosa ❤️❤️❤️❤️

Una publicación compartida de Sílvia Abril (@silviabril) el

La actriz abandonó la carrera de Derecho en cuarto curso para dedicarse a la comedia. Saltó a la fama en 2003 por formar parte del programa Homo Zapping y, desde entonces, su desvergüenza y su falta del sentido del ridículo le ha abierto las puertas a todo tipo de programas, series y películas de humor –hasta llegó a representar a España en Eurovisión en 2008 junto a Rodolfo Chikilicuatre–. Desde personajes secundarios en La que se avecina, Tres bodas de más o Cuerpo de élite hasta debutar con su primer papel protagonista en Bajo el mismo techo, que se estrenó en cines el viernes de esta misma semana. Además de consolidar su trabajo en la interpretación, pronto seguirá los pasos de su pareja y se establecerá como presentadora de un nuevo concurso que emitirá próximamente Antena 3, Juego de Juegos, la versión española del estadounidense Games of games de Ellen DeGeneres.

Quienes conocen a Abril la describen como una gran amiga y compañera, muy trabajadora, siempre con una sonrisa en la boca que sabe cómo hacerte reír. A esta definición ella misma añade que es "muy gamberra" y que no tiene miedo a hacer el ridículo. Una esencia que se ha podido ver durante su participación en Masterchef Celebrity 2 y en la cuarta edición de Tu cara me suena, donde su actuación era de las más esperadas de todas las noches. No por su perfección, sino por convertirse en la auténtica reina del show con su personalidad. Hasta allí arrastró al propio Buenafuente para actuar juntos como Lady Gaga y Tony Bennett en una ocasión.

Las risas con ellos en los Goya están aseguradas y la complicidad de llevar más de una década juntos también. Buenafuente fichó a Abril en 2006 para su programa homónimo en el que permaneció varias temporadas tanto en su etapa de Antena 3 como después en la Sexta y ahora en Late Motiv, en Movistar. La actriz interpretaba a diversos personajes, aunque fue el de la Niña de Shrek con el que conquistó al público y también al presentador. "Sí, me enamoré de ella. Una vez se acercó a mi mesa, en directo en el programa, disfrazada, se levantó la falda y en realidad me miró con cara de Silvia, no de niña de Shrek. Nadie se dio cuenta, pero yo sí. Después quedamos y hablamos mucho, cenamos, seguimos hablando. Fuimos a casa, seguimos hablando y le dije: 'Nos deberíamos dar un beso ya'. Y en ese momento empezamos a salir", reconoció Buenafuente en una entrevista en TV3.

Silvia Abril, interpretando a la Niña de Shrek, junto a Andreu Buenafuente, en 2006. ampliar foto
Silvia Abril, interpretando a la Niña de Shrek, junto a Andreu Buenafuente, en 2006.

La pareja siempre se ha mostrado discreta con su relación, pero no oculta el amor que se profesan. El pasado 24 de enero fue el 54 cumpleaños de Buenafuente y Abril no dudó en felicitarle a través de sus redes sociales con varias publicaciones juntos. "Te amo hasta el infinito, mi amor, felicidades! La vida contigo es maravillosa", escribió la cómica. Tras más de diez años juntos y una hija de seis en común, Joana, Buenafuente y Abril se casaron en secreto en el verano de 2017 en Barcelona, en una boda íntima oficiada por la alcaldesa Ada Colau y a la que acudió como invitada Concha Velasco, gran amiga de la pareja.

Ver esta publicación en Instagram

2 contra 1...reis 2019 👑👑👑

Una publicación compartida de Sílvia Abril (@silviabril) el

La familia tiene fijado su hogar en Cabrera de Mar, un tranquilo municipio próximo a Mataró (Barcelona), pero desde hace unos años han hecho de Madrid su segunda residencia por motivos de trabajo. En casa los papeles se intercambian. Según ha revelado Abril en algunas entrevistas, ella pasa a ser "más seria y organizada" y Buenafuente se quita el traje de jefe y "es más payaso". Los dos coinciden en dos puntos claves sobre la educación de su hija: el feminismo –cuenta que cambian los finales de los cuentos que le leen porque son muy machistas– y en que aprenda a reírse de sí misma para que así no sufra nunca. Ambos lo han llevado a la práctica y parece que les funciona bien. Esta noche todas las miradas están puestas en ellos y, aunque confían en que todo salga a la perfección, no temen al fracaso. Si la cosa va mal, tendrán nuevo material para sus chanzas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información