Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quiero un café... y la taza también

Abre en París el primer 'ceramicafé' de Francia

Quiero un café... y la taza también Ampliar foto

¿Te ha pasado alguna vez que te tomas un café en un bar y mientras degustas el café te preguntas dónde han comprado esa taza porque tú quisieras tener exactamente la misma? En París existe ese lugar idílico donde el contenido y el continente por igual están al alcance de la mano, nunca mejor dicho. El contenido (el café) lo pagas. El continente (la taza) lo pintas tú con tus manitas. ¿Para qué comprar vajilla en serie cuando puedes personalizártela tú mismo?

Geneviève Landsmann es la propietaria del “ceramicafé” que lleva su nombre, L’ Atelier Geneviève (El Taller Geneviève, en español). El espacio hermana taller de cerámica y bar-cafetería. Landsmann descubrió la idea en Alemania y decidió importarla a París, más en concreto al céntrico XI arrondissement (distrito XI). L’Atelier Geneviève abrió sus puertas el pasado mes de noviembre y es el resultado de la iniciativa de su propietaria pero también de un esfuerzo colaborativo y cooperativo.

Quiero un café... y la taza también

Landsmann lanzó una campaña de captación en Ulule. Tenía por objetivo recaudar 6.000 euros. Superó en un 118% sus expectativas y al final consiguió 7.102 euros gracias a la contribución de 164 personas. Con ese dinero pudo comprar un horno adaptado para poder cocer la vajilla a más de 1.000º además de algo más de mobiliario para convertir el espacio en un lugar más agradable, como un sofá, una butaca y una mesa baja.

Quiero un café... y la taza también

Para decorar tu vajilla, que es de cerámica, no hace falta pedir hora aunque también uno puede apuntarse a alguno de los talleres que se ofrecen. Y la actividad DIY puede hacerse si se quiere también en pareja o en grupo. En el espacio se encuentra todo el material necesario para la tarea. Tazas pero también boles, jarrones, platos, etc. todos ellos inmaculadamente blancos para que cada persona le dé el toque de color y de diseño que le apetezca. Y si es la primera vez que te lanzas en el DIY, allí mismo te orientan sobre posibles patrones, técnicas de pintura y lo que haga falta para convertirte en un maestro del pincel.

¿Para qué comprar vajilla en serie cuando puedes personalizártela tú mismo?

Antes o después del esfuerzo de creación, uno puede hidratarse a base de té bio, café étnico, cerveza artesanal o vino bio, y picar galletitas vegan saladas o dulces. Los precios de la experiencia oscilan en función de la pieza que se quiere decorar. A partir de 9 euros se puede participar del taller DIY. Un bol cuesta 25 €, una ensaladera 35 €, un jarrón 49 €… El precio incluye no sólo la pieza de cerámica, sino también la pintura, el esmaltado y el horneado.

Quiero un café... y la taza también

Una vez acabada la obra, el ceramicafé se encarga de esmaltarla y hornearla durante 24 h. a 1000º, lo que permite reavivar los colores a la vez que protege la pintura de los efectos del uso y del lavado. Y al día siguiente sólo falta que el cliente pase a recoger su vajilla personalizada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información