Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace el Airbnb ético y sostenible

La plataforma cooperativa de turismo Fairbnb reinvertirá parte de los beneficios en el vecindario

¿Cuántas personas se quejan de los inconvenientes que llevan aparejados los alquileres de corta estancia, inconvenientes para los vecinos de escalera y para toda la municipalidad en su conjunto? Gentrificación, pérdida de identidad cultural, turismofobia... Mucho palabro para expresar el malestar de ciudades enteras que han encontrado en el turista de paso una fuente de ingresos extraordinaria sin que el gobierno local haya sido capaz de, al mismo tiempo, poner orden y salvaguardar los intereses de los vecinos de toda la vida. ¿De quién y para quién es la ciudad?

Para resolver este dolor de cabeza colectivo, un grupo de personas se las ha ingeniado para inventar un sistema que permita alquilar un alojamiento para cortas estancias sin que salga perjudicado todo hijo de vecino. ¿Qué pasaría si los beneficios de la plataforma de turismo no fueran un fin en sí mismos sino que fueran reinvertidos de vuelta en las comunidades donde opera?

Fairbnb estará operativo a finales de año en 5 ciudades: Ámsterdam, Barcelona, Bolonia, Valencia y Venecia

Es justo lo que hará Fairbnb, la plataforma cooperativa de turismo ético (fair, en inglés) y sostenible. Según se lee en su manifiesto, quieren ofrecer una alternativa centrada en la comunidad, que ponga a las personas por delante de los beneficios. De momento se encuentra en período de prueba y será lanzada en varias ciudades europeas (Barcelona, entre ellas) en este mismo año 2019.

Fairbnb es la iniciativa de un grupo de activistas, programadores y creativos de todo el mundo que se han reunido, según consta en su web, para "crear una solución viable económicamente que pueda ser una alternativa válida a las actuales plataformas comerciales." Para este grupo "la falta de regulación, transparencia y responsabilidad de las plataformas existentes las ha convertido en un vehículo de inversión especulativa y una fuente de conflictos en muchas ciudades. De hecho, el turismo incontrolado aumenta las molestias de los vecinos en los vecindarios, hace subir los precios del mercado inmobiliario y facilita la evasión de impuestos."

Nace el Airbnb ético y sostenible

La plataforma de alquileres vacacionales Fairbnb tendrá 3 ventajas respecto a las otras: transparencia, copropiedad y valor añadido para los barrios. Lo colaborativo y lo cooperativo se reúnen por fin en un único espacio. Los propietarios de la plataforma serán una cooperativa de usuarios y vecinos que, de forma colectiva, decidirán cómo reinvertir parte de los beneficios en proyectos locales, orientados a reducir el impacto del turismo, a proteger la vivienda y a luchar contra la gentrificación. El proyecto buscará también que los visitantes tengan una experiencia de viaje con sentido y ligada a la comunidad que les acoge.

Mientras la comunidad se prepara para lanzar la plataforma, los internautas podemos contribuir al proceso de varias maneras. En primavera se lanzará la versión test. Se puede colaborar como beta-tester para ayudar a resolver los problemas técnicos que puedan surgir. Se puede también colaborar en el proyecto difundiendo el manifiesto a través de las redes sociales. También puede uno implicarse mucho más convirtiéndose en agente local para hacer correr la voz en las comunidades y para convencer a vecinos y conocidos para que se conviertan en anfitriones de la zona. Y last but not least se podrá financiar el proyecto contribuyendo en una próxima campaña de crowdfunding.

Fairbnb debería abrirse al público a finales de este año y en principio estará sólo operativo en 5 ciudades europeas: Ámsterdam, Barcelona, Bolonia, Valencia y Venecia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información