Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La peculiar biblioteca a la que Dan Brown ha donado 300.000 dólares

La peculiar biblioteca a la que Dan Brown ha donado 300.000 dólares

La Bibliotheca Hermetica, en Ámsterdam, se está digitalizando gracias al autor de 'El código Da Vinci'

Bienvenida a la Embajada de la Mente Libre”, dice el recepcionista de la Casa de las Cabezas, edificio del siglo XVII obra de Hendrick de Keyser y monumento nacional de los Países Bajos. Del inmueble, ubicado entre canales y a pocos pasos de la Casa de Ana Frank en Ámsterdam, llaman la atención los bustos de Apolo, Marte, Ceres, Diana, Baco y Minerva que cuelgan de la fachada. Pero el tesoro está dentro: 25.000 libros sobre filosofía, gnosis, rosacruces, masones, tarot o religiones que forman la Bibliotheca Philosophica Hermetica, una de las más importantes del mundo en su especialidad.

Su fundador, Joost Ritman (de 77 años), nació para gestionar los negocios familiares y cumplió con su destino a pesar de que desde joven supo que su pasión era otra. La descubrió cuando su madre le regaló Aurora, un libro de 1612 en el que Jacob Böhme narra las visiones sacras por las que dejó de ser un zapatero ambulante para ser considerado un místico luterano. Así se despertó el interés de Ritman por la espiritualidad, y aquel título se convirtió en el primer volumen de una colección que ha alimentado durante 60 años.

Pero el huésped más popular de la Biblioteca Ritman no es el autor del Tratado teológico político, sino el de El código Da Vinci, Dan Brown

Entre las joyas de la Bibliotheca Philosophica Hermetica están la primera edición ilustrada de la Comedia de Dante, de 1481, o el Corpus Hermeticum de 1471. No están expuestos todos los ejemplares de la colección, que se pueden solicitar con antelación, pero en las salas hay otro tipo de alhajas: un ejemplo es el Grial de Áms­terdam, una escultura imponente que llevó 10 años de trabajo a Oleg Vladimirovich, uno de los miniaturistas de laca más cotizados del mundo. También hay sitio para las encuadernaciones de lujo y vitrinas donde pueden verse documentos de gran valor como algunas cartas de Baruch Spinoza, que se alojó en la Casa de las Cabezas cuando era propiedad de la familia De Geer, nobles de ascendencia sueca y holandesa.

Pero el huésped más popular de la Biblioteca Ritman no es el autor del Tratado teológico político, sino el de El código Da Vinci, Dan Brown. El escritor estadounidense es un habitual de la entidad, a la que donó 300.0000 dólares con los que se han podido digitalizar todos los ejemplares anteriores a 1800, que ya se pueden consultar online. Ahora, un equipo de expertos sigue trabajando en digitalizar la colección al completo para lograr, en palabras de Ritman, “un fondo herméticamente abierto”.

Al preguntarle por su libro predilecto, Ritman vuelve a los orígenes porque Aurora le marcó, pero también la historia de Böhme, a quien acusaron de herejía y tuvo que escribir el resto de su vida a escondidas y publicando gracias a la ayuda de sus amigos. Por ese motivo, cuando en 2016 trasladó la biblioteca a la Casa de las Cabezas, eligió llamar al lugar Embajada de la Mente Libre, un espacio que inauguró Dan Brown y al que acuden estudiosos de todo el mundo a consultar sus “libros raros”, como él los llama; a contemplar los canales o tomar un café, pero también a disfrutar de conferencias y debates donde no hay temas prohibidos. Por esa labor, el Ayuntamiento de Ámsterdam los ha distinguido como institución de beneficio público, y su fundador, creador de un sello editorial sobre temática hermética, posee varios premios por su aportación cultural a la ciudad.