Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IDEAS / LA PUNTA DE LA LENGUA COLUMNA i

Conversación familiar con léxico periodístico

“No se descarta que venga mañana a la geografía española, al parecer habría ya terminado el curso”

Una pareja en la cama leyendo periódicos.
Una pareja en la cama leyendo periódicos. Getty Images

Su pareja le empezó a decir que dejase de leer los periódicos porque hablaba de manera muy rara. Ocurrió después de producirse esta conversación:

—Ayer iba a bordo de mi coche cuando empecé a pensar sobre las vacaciones. Deberíamos hacer ya una hoja de ruta y posicionarnos al respecto.

—Buena idea.

—A mí me resulta urgente a día de hoy.

—Y entonces, ¿qué has pensado?

—No descarto que nos desplacemos al sur.

—Hará mejor tiempo en el sur, ¿no?

—En el norte pueden caer precipitaciones en forma de nieve o precipitaciones en forma de granizo. En el sur, como mucho, pueden caer precipitaciones en forma de agua.

—Sí, exacto, en el norte nevará o granizará, y en el sur lloverá.

—Eso mismo he dicho. Pero en el norte habrá problemas por las adversas condiciones climatológicas.

—Ah, ya te entiendo: por el mal tiempo.

—Claro, es lo que te estoy diciendo. Y a lo mejor resulta que las fuerzas y cuerpos de seguridad no tienen efectivos suficientes. Sin embargo, no descartaría ir a Reino Unido, o a Pirineos. Incluso a País Vasco. Bueno, ya llegaremos a un consenso al respecto. ¿Sabes qué me ha acontecido hoy?

—Dime, cariño.

—Que estaba dando vueltas por el barrio para conseguir aparcar mi coche, y cuando ya había visto un hueco libre llegó otro y me ganó la posición.

—¿Se te adelantó?

—Sí, pero ahora cuando un coche adelanta a otro se dice “le ganó la posición”. Lo leo en las crónicas de Fórmula 1.

—Claro, claro. ¿Finalmente llega mañana tu sobrina?

—No se descarta que venga mañana, al parecer habría ya terminado el curso.

—O sea, que no lo sabes.

—Bueno, ella quiere venir a la geografía española. Y eso hay que ponerlo en valor. A ver si supera esta problemática del empleo. Tiene que crear nuevos hábitos, inaugurar una nueva etapa, estrenar una nueva vida.

—Por supuesto. No va a crear, inaugurar o estrenar algo viejo.

—Me dijo que si llegase pronto, avisará. Oye, ¿te has fijado en la tienda a la que nos dirigimos? Está absolutamente repleta. No sé si podremos acceder.

—Sería mejor que estuviera repleta solo un poco.

—Mejor regresemos a nuestro espacio habitacional, así nos dará tiempo a visionar con nuestro hijo el partido del Madrid versus el Barça. El otro día no pudo visionar el del Athletic versus la Real Sociedad. Ah, te recuerdo que mañana tenemos el partido de pádel mixto versus los vecinos. En la última oportunidad les ganamos, aunque solo de dos puntos.

—No olvides llevar tu raqueta esta vez.

—No, ya metí la misma en el maletero. El miércoles dejé en el parking el coche y se me olvidó que tenía la misma en el mismo. Y como me desplacé utilizando el servicio de transporte público, tuve que pedir prestada una misma.

—Vaya cabeza.

—Sí, estoy mal a nivel de memoria, es por esto que tengo que mejorar. Pero sí, me acuerdo que mañana hacen en la tele una biopic. Y también una sitcom que tendrá mucho share. Puede estar bien de cara a pasar una noche entretenida con el prime time.

—Cariño mío, empiezas a preocuparme porque te explicas siempre como un diario abierto.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >