_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Idiotas

Mientras el alquiler de la vivienda se pone por las nubes aquí discutimos si deberíamos decir “felices fiestas” o “feliz Navidad”

Juan José Millás
El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención en la última sesión de control al Ejecutivo del año en el Congreso.
El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención en la última sesión de control al Ejecutivo del año en el Congreso. Javier Lizón (EFE)

Lo lógico es que en una competición de discursos políticos esclerotizados gane el más rígido. Y eso es lo que ocurrió en EE UU y lo que empieza a suceder en Europa. La realidad ha cambiado en los últimos cincuenta años más que en los dos siglos anteriores y cambiará en los próximos veinte más que en los mil que los han precedido. Tal es lo que aseguran los expertos, debido, dicen, a las nuevas tecnologías, cuya irrupción implica un cambio de paradigma para el que no se encuentra semejanza a lo largo de la Historia. La prédica política, sin embargo, continúa anclada en maneras propias del siglo XIX. La realidad se transforma al tiempo que las ideas se acartonan.

Te asomas por la ventana del salón al mundo mientras escuchas el telediario, y al contemplar el divorcio entre lo que sucede ahí fuera y lo que ocurre dentro de la tele, te quedas perplejo, estupefacto, atónito. No hay un solo personaje público que diga algo aplicable a los problemas de tu casa, ni a los de la del vecino, ni a los del barrio entero. Jugamos al parchís con las instrucciones de El palé y las cosas no encajan, claro, pero ahí tienes a tus representantes recortando las piezas del puzle como Procusto recortaba las piernas de sus huéspedes para adaptarlas al catre y no al revés. Lo lógico es que en un concurso de embusteros gane el que con más descaro mienta, el más cínico de los participantes: adivinen quién es.

Significa que, mientras el alquiler de la vivienda se pone por las nubes, y no es más que un ejemplo de entre mil, aquí estamos discutiendo si deberíamos decir “felices fiestas” o “feliz Navidad”. El asunto, aunque cueste entenderlo, es bien simple: en un concurso de idiotas ganará siempre el más idiota. Por favor, no compitan.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Juan José Millás
Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_