Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo sin consecuencias

La Cumbre del Clima organizada en Polonia parece haber acordado poner en marcha las medidas del Acuerdo de París de hace dos años. La mayor parte de la comunidad internacional parece haber asumido que las consecuencias del cambio climático son reales y que es necesario que cada país actúe para reducir las emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo, el pacto de París y el compromiso de Katowice carecen de un marco jurídico que obligue a los países firmantes a cumplir sus compromisos.

Los acuerdos del clima se basan en la buena fe de los países y en su propio interés para reducir las emisiones. ¿Podemos seguir confiando en la solidaridad mundial? Estos acuerdos y los futuros deberían sustentarse en una base jurídica que permita aplicar medidas coercitivas a aquellos que no cumplan el acuerdo. Hasta entonces, confiemos en las naciones, sus líderes y en la presión que ejerzan los ciudadanos conscientes de la catástrofe que se avecina.

Pedro Freitas. Santa Pola (Alicante)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >