Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN i

El clima extremo amenaza la vida y el sustento de la gente de montaña

El cambio climático destruye las comunidades y los medios de subsistencia de los mil millones de personas que viven en lugares altos y productivos

Barcazas turísticas en el río Li, en la provincia de Guilin, en China.
Barcazas turísticas en el río Li, en la provincia de Guilin, en China.

Cada día, en las horas más oscuras antes del amanecer, la señora Saili y sus tres hijas dejan silenciosamente su pueblo de montaña nepalí para comenzar su caminata de tres horas hasta el río más cercano para buscar agua potable. La desnutrición es evidente por las llagas alrededor de su boca y por todo su pequeño cuerpo. Es imposible cultivar nada en la tierra seca por la sequía que rodea su aldea.

En el extremo opuesto, los tifones azotan las comunidades de las cordilleras montañosas en Filipinas, donde Anna, una viuda anciana, recuerda cómo, en su infancia, ese clima extremo se cernía sobre ellos solo una o dos veces al año, por lo que las variedades de arroz podían rotarse para adaptarse a esas condiciones. Ahora, sin embargo, el clima violento les golpea hasta dos veces al mes con tanta frecuencia y tanta fuerza que las aldeas de montaña no pueden hacerle frente. Los jóvenes se ven obligados a buscar trabajo en las ciudades y Anna se gana la vida pobremente mostrando a los turistas las históricas terrazas de los campos de arroz.

En el noroeste de Italia, en la montañosa Valle de Susa, la extensa sequía del verano de 2018 contribuyó a los incendios que destruyeron miles de hectáreas de bosques y expulsaron a los agricultores y a los productores de vino y aceite de sus hogares.

Al mismo tiempo, la sequía relacionada con el cambio climático, y con ella, la deforestación, continúa amenazando los ecosistemas en las zonas montañosas de Malawi, incluida la Reserva Forestal de la Montaña Ntchisi, hogar de una enorme biodiversidad de animales, plantas y árboles. Este bosque es también la principal fuente de agua para las personas de la región central del país africano.

En todo el mundo hay historias sobre el devastador clima que destruye las comunidades de montaña y los medios de subsistencia, eventos que amenazan a los mil millones de personas que viven en lugares altos normalmente productivos. Estas personas están en la primera línea del cambio climático y, en consecuencia, sufren altos niveles de hambre. Una de cada tres personas se enfrenta a la inseguridad alimentaria, impulsada principalmente por los eventos climáticos extremos.

En todo el mundo hay historias sobre el devastador clima que destruye las comunidades de montaña

Pero no es demasiado tarde para que todos tomemos medidas para ayudar a los pueblos de las montañas y trabajemos para mitigar al menos algunos de los efectos del cambio climático. No olvidemos que las fuerzas que amenazan a los pueblos de las montañas y su entorno también nos afectan. Al igual que muchos de nuestros medios de vida, la mayor parte de nuestra agua dulce proviene de las montañas del mundo, incluso si vivimos lejos de esos lugares y pensamos en lo que sucede allí como algo muy lejano. Recordemos que más de la mitad de la población mundial depende de las montañas para obtener agua, alimentos y energía limpia.

Los glaciares de montaña, la nieve y el permafrost almacenan y regulan los recursos de agua dulce. Hasta el 80% de las aguas dulces del mundo fluyen desde las montañas, así que imagine las consecuencias para todos los que vivimos río abajo si se interrumpieran esos flujos. El cambio climático ya ha causado la desaparición de más de 600 de los glaciares del mundo, lo que ha provocado la sequía de ríos y manantiales.

Los consumidores podemos poner de nuestra parte comprando alimentos de la Iniciativa de Productos de Montaña

El cambio climático también está exacerbando la degradación de la tierra y los desastres naturales, lo que amenaza aún más la vida en las montañas y en las profundidades. Contribuye a la creciente aparición de deslizamientos de tierra desastrosos (que aumentaron en un 125 por ciento entre 2003 y 2017). A medida que las avalanchas, las inundaciones de lodo y los deslizamientos de tierra se propagan, destruyen bosques desnudos e inundan comunidades y poblaciones a su paso.

Los desafíos a los que se enfrentan estos pueblos de montaña nos advierten sobre nuestro propio futuro si no actuamos de inmediato para apoyar el desarrollo sostenible, detener el cambio climático y ayudar a crear resiliencia para preservar las áreas montañosas del mundo. La diversificación de los sistemas alimentarios y el apoyo a la agricultura y la producción sostenibles, por ejemplo, pueden aumentar la resiliencia ante los eventos climáticos entre los pueblos de montaña. Un mayor apoyo gubernamental a los programas de redes de seguridad social, la capacitación y la educación también aumentan la resiliencia. La expansión de las actividades económicas, como el turismo sostenible de montaña, también puede fomentar el desarrollo en regiones remotas.

¿Entonces, qué podemos hacer? Por un lado, nosotros, los consumidores, podemos poner de nuestra parte comprando alimentos y otros productos identificados con la etiqueta de la Iniciativa de Productos de Montaña, una garantía de que los productores de montaña han sido compensados de manera justa por su trabajo. Estos productos abarcan desde el arroz morado cultivado en el Himalaya indio hasta el café Ceibal de Panamá.

Además, todos podemos aprovechar la oportunidad del Día Internacional de las Montañas que celebramos el 11 de diciembre para reflexionar sobre las vidas de estos pueblos en todo el mundo, por qué son tan importantes y por qué debemos ayudar a apoyar su desarrollo sostenible en beneficio de todos.

Hiroto Mitsugi es subdirector General del Departamento Forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Grammenos Mastrojeni es coordinador por el medioambiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia y Jean-Marc Chappuis es subdirector General de la Oficina Federal Suiza para la Agricultura.

PLANETA FUTURO no se hace responsable ni comparte siempre las opiniones de los autores.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información