Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fin de la hipocresía

¿Para qué hablar de aliados, si nuestros intereses son diferentes, y si puedo imponer mis condiciones porque soy más poderoso?

Donald Trump no se comporta como un presidente estadounidense tradicional.
Donald Trump no se comporta como un presidente estadounidense tradicional. AP

En la literatura y el teatro clásicos, el decoro poético designa la adecuación entre el estilo y el asunto. Una forma de describir a líderes como Donald Trump es señalar la falta de ese decoro: no habla ni se comporta como un político al uso, ni como un presidente estadounidense tradicional. Ese elemento de incongruencia es para sus seguidores una característica positiva: está relacionado con su impresión de autenticidad (que esa autenticidad sea falaz es lo de menos). Su inadecuación es una forma de romper la cuarta pared.

Un reproche clásico, pero siempre vigente, a las democracias occidentales es la acusación de hipocresía: que empleen distintas varas de medir, que hablen de derechos humanos y traten con regímenes opresores, que digan ser de Kant y en realidad obedezcan a Hobbes y Foucault. En Trump, pero también en Bolsonaro o en Duterte, vemos una especie de rechazo a esa hipocresía. ¿Para qué hablar de aliados, si nuestros intereses son diferentes, y si puedo imponer mis condiciones porque soy más poderoso?

Muchas veces, la hipocresía es, como escribía La Rochefoucauld, el tributo que el vicio paga a la virtud. Si quien abandona ese discurso es Estados Unidos, el efecto puede ser más grave: el problema no es solo que Trump se convierta en un tirano —el sistema estadounidense tiene recursos que lo frenan—, sino también una sensación de impunidad en líderes que tienen más facilidades para comportarse como tiranos cuando una parte decisiva de Occidente ni siquiera finge creer en los valores que decía defender.

Como sabemos, el aparente rechazo a la hipocresía no significa que esos líderes no mientan. En la hipocresía hay también un reconocimiento de la tozudez de la realidad y de las limitaciones de la voluntad, de lo difícil que es moldear las cosas a tu gusto y de que tu interés a corto plazo quizá no sea lo mejor para todos a largo plazo: a ningún Gobierno le gusta mucho la prensa libre, pero a la larga es mejor que una democracia tenga una prensa libre. El lenguaje embarullado sirve para ocultar, pero un lenguaje demasiado simple busca cegar y esconder la verdad desagradable de que en algún momento —como ahora con las negociaciones del Brexit— habrá que afrontar una realidad que no se puede negar solo con palabras. @gascondaniel

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >