Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía sospecha de una agresión sexual a la turista que tenía una tortuga en la vagina

La mujer, que no ha presentado denuncia, dice que salió de fiesta pero no recuerda nada de lo ocurrido

Tortuga Tenerife
Ejemplar adulto de tortuga china de tres crestas.

El médico de los servicios de urgencias del centro de El Mojón de Arona, en el sur de Tenerife, no salía de su asombro cuando una turista británica se presentó, el pasado jueves, en su consulta por un fuerte dolor en su zona genital. Cuando el facultativo procedió a examinarla, se encontró un objeto extraño en la vagina, que resultó ser un ejemplar joven de una tortuga que se encontraba muerta. La policía sospecha que pudo ser víctima de una agresión sexual.

Fuentes cercanas al caso han indicado a EL PAÍS que la hipótesis principal es que la cría de reptil fue introducida en la vagina por la propia mujer u otras personas, ya que resulta imposible que haya acabado en los genitales de la turista de forma fortuita. La mujer no ha querido presentar ninguna denuncia ni concretar si fue víctima de una agresión sexual, según han confirmado a Efe fuentes policiales.

Se trataba de un ejemplar de tortuga china de tres crestas (Chinemys reevesii o Mauremys reevesii). Ante lo extraño del suceso, el médico llamó la policía. Una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía tomó declaración a la joven, de 26 años. La mujer les explicó que llevaba varios días veraneando en la isla y que el pasado jueves salió de fiesta por la zona de la playa Fañabé, donde se unió a unos compatriotas, pero que no recuerda nada más de lo ocurrido.

En un primer momento, los investigadores creyeron que se trataba de una tortuga marina, concretamente de una tortuga boba (Caretta caretta), que está considera una especie protegida y que es común en las aguas del Archipiélago canario.

Sin embargo, un análisis posterior ha confirmado que se trata de una tortuga de agua dulce de las que habitualmente se venden en las tiendas de mascotas. Los ejemplares de este reptil pueden llegar a los 18 centímetros y su caparazón es de color negruzco. 

Por ahora, la policía, que ha abierto un atestado, ha dado por cerrado el caso a la espera de nuevos datos, mientras que la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha procedido a recabar toda la información del suceso. Fuentes de la fiscalía han aseverado que, por el momento, no se descarta ninguna acción, si bien las informaciones son aún confusas.

Por otra parte, la Gerencia del Hospital Universitario de Nuestra Señora de La Candelaria ha abierto una investigación por la filtración de la imagen de la tortuga muerta y ensangrentada tras ser sacada de la vagina, que ha circulado por WhatsApp. La foto ha sido publicada por algunos medios de comunicación.

Más información