Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda abre las puertas a la familia argentina de la reina Máxima

Los Zorreguieta ya son bienvenidos en la vida pública de los soberanos holandeses tras años apartados por la relación del patriarca con la dictadura de Videla

Maria del Carmen Cerruti y Juan Zorreguieta, madre y hermano de la reina Máxima respectivamente.
Maria del Carmen Cerruti y Juan Zorreguieta, madre y hermano de la reina Máxima respectivamente. GTRES

María del Carmen Cerruti y Juan Zorreguieta, madre y hermano de la reina consorte Máxima de Holanda, la han acompañado en uno de los días más señalados del calendario nacional: Prinsjesdag, que marca la apertura del año parlamentario. Desplazados desde su Argentina natal, es la primera vez que aparecen en público desde la muerte de Inés Zorreguieta, hermana menor de Máxima, que se quitó la vida en junio pasado. Aunque no asistieron a la lectura del discurso de la Corona en la Sala de los Caballeros, de La Haya, dado su carácter político, sí les despidieron en el patio del Palacio de Noordeinde. Desde allí, y en la Carroza de Cristal, los reyes recorrieron la ciudad antes de encontrarse con el Gobierno, los diputados y el resto de los invitados.

Hasta la fecha, la familia de Máxima solo había acudido a los actos considerados íntimos, por ejemplo, los bautizos de las tres princesas reales: Amalia, Alexia y Ariane. La muerte de Jorge Zorreguieta, padre de la reina, en agosto de 2017, a los 89 años, y de Inés, de 33 años, ha permitido que la foto de su madre y hermano se considerara adecuada, mezclados con el resto de los público. Los padres de Máxima no fueron invitados al enlace real, celebrado en 2002. El rechazo suscitado por el pasado de Zorreguieta como secretario de Estado en el Gobierno de la dictadura del general Jorge Videla lo impidió. Sí asistieron sus seis hermanos, entre ellos, las tres hijas que tuvo el padre con su primera esposa. El matrimonio Zorreguieta tampoco acudió a la entronización de la pareja, el 30 de abril de 2013.

La reina Máxima y el rey Guillermo de Holanda saludan desde el Palacio Noordeinde.
La reina Máxima y el rey Guillermo de Holanda saludan desde el Palacio Noordeinde. EFE

Este martes, la hoy princesa Beatriz, madre de Guillermo, que reinó durante 33 años, ha saludado a la pareja real desde el balcón del Gabinete del Rey. Está situado en el tramo final de la ruta de la carroza, lejos de Noordeinde, pero muy cerca ya de Binnenhof, el complejo que alberga la sede de los Estados Generales de los Países Bajos (Congreso y Senado).

Como la madre y el hermano de la reina han sido fotografiados a discreción, se ha visto que ella, de 74 años, llevaba puesto un vestido de su hija. Se trata de un modelo blanco de Prada, sin mangas, y con adornos en el cuello y la falda. Máxima lo lució en 2007, durante una visita de Estado a India. Juan Zorreguieta iba de azul marino, con corbata roja y blanca.

Es el único día del calendario político holandés en que el protocolo obliga a llevar sombrero a las mujeres. Máxima ha salido airosa, al menos en parte. “Ha brillado con un vestido de muselina en tonos pastel de la diseñadora italiana Luisa Beccaria”, señalan los expertos en moda. En las redes sociales, su sombrero ladeado y de flores no ha convencido tanto. “Adecuado si se enfada con Guillermo; no tiene que mirarle”, era el tono jocoso de algunos tuits.

Más información