Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Máxima de Holanda reaparece y recuerda emocionada a su hermana

La reina holandesa afirma que Inés, que se suicidó el pasado 6 de junio, era "inteligente, estaba enferma y ahora ha hallado la paz", y agradece el apoyo recibido

Máxima de Holanda en el hospital de Groningen el 19 de junio de 2018, en el primer acto público tras la muerte de su hermana Inés.
Máxima de Holanda en el hospital de Groningen el 19 de junio de 2018, en el primer acto público tras la muerte de su hermana Inés. GTRESONLINE

"Mi querida e inteligente hermana pequeña, Inés, estaba enferma y no podía curarse. No encontraba alegría en su vida. Nuestro único consuelo es que ha hallado por fin la paz". Con la voz temblorosa y leyendo una nota escrita a mano, la reina Máxima de Holanda ha reaparecido en público tras la muerte de su hermana. Inés Zorreguieta se quitó la vida el pasado 6 de junio en su apartamento de Buenos Aires, y Máxima había permanecido en Argentina, su país natal, desde que acudió a su entierro, celebrado tres días después. Su primera aparición pública ha estado cargada de simbolismo: a causa de la cancelación de su agenda no pudo inaugurar un centro de tratamiento contra el cáncer en Groningen (al norte del país) y este martes ha querido recordar allí que hay enfermos que tienen la esperanza de sanación, aunque no haya sido el caso de su querida hermana.

Máxima ha llegado casi por sorpresa al complejo médico, porque la primera cita oficial de su agenda está fijada para el próximo jueves 21 de junio en La Haya. Sin embargo, el pasado 8 de junio había prometido visitar el Hospital Universitario de Groningen, que incluye un departamento de tratamiento con protones, y ahora ha querido agradecer allí el apoyo recibido durante estos días. "Gracias por los mensajes e innumerables cartas, y por el respeto mostrado hacia mi familia en un momento tan duro: gracias, gracias, gracias", ha dicho.

En 2016, se registraron en Holanda 1.894 suicidios, 23 más que el año anterior, según la Oficina Central de Estadística del país. Ello supuso un promedio de 5,2 al día, con más hombres (1.279) que mujeres (615). Si bien el grupo de edad más afectado tiene entre 40 y 60 años (4 de cada 10), de las 2.031 personas fallecidas por diversos motivos entre 10 y 40 años, se suicidaron 463. Una cifra superior a la de muertos por cáncer (435), accidentes de tráfico (168) o por problemas de corazón (161).

Máxima y Guillermo de Holanda en el funeral de Inés Zorreguieta. ampliar foto
Máxima y Guillermo de Holanda en el funeral de Inés Zorreguieta. GTRESONLINE

La reina consorte ha abordado con emoción y sin rodeos la muerte de su hermana. Inés padecía anorexia y depresión, y Máxima ha reconocido las dificultades derivadas de su enfermedad. La pequeña de los Zorreguieta fue hallada muerta en su casa por su madre, María del Carmen Cerruti, y por una amiga. Desde ese momento se habló de sus problemas personales, pero también de su talento y aficiones. Se había licenciado cum laude en Psicología, cantaba y tocaba la guitarra, y la música era más que una afición para ella. Era una auténtica pasión.

Máxima siempre había mostrado especial querencia por Inés, porque sabía de sus problemas, y la invitó a pasar temporadas juntas en Holanda. Fue su dama de honor en la boda real de 2002 con el ahora rey Guillermo de Holanda. Y en 2007 fue la madrina de bautizo de la princesa Ariana, tercera hija de los soberanos holandeses. 

Las fotos de Inés llevando en brazos a una Ariana despierta y alerta, camino de la pila bautismal, han llenado la prensa holandesa estos días. La madrina estaba feliz, y la niña se había metido en la boca un dedo de su tía y no lo soltaba. Era imposible no sonreír viendo esas imágenes a pesar de la tragedia posterior. Guillermo y las tres princesas, Amalia, Alexia y la propia Ariana, que tiene ahora 11 años, viajaron con Máxima hasta Argentina para el funeral. Las niñas lloraban por su tía.

"Todos la queríamos mucho, era muy especial para nosotros", ha dicho la reina en su alocución. El rey volvió con sus hijas a Holanda y su esposa permaneció varios días más acompañando a su madre y a sus tres hermanos. Las princesas deben terminar el curso escolar, y a su padre le esperaba una visita oficial a los Estados bálticos. Máxima no fue con él y cerró por completo su agenda hasta esta inesperada salida. 

A la franqueza de Máxima al hablar de la muerte de su hermana Inés, se suma el apoyo de los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, a proyectos de salud mental para evitar el estigma asociado a la depresión. En Reino Unido, el suicidio es la primera causa de muerte en varones menores de 35 años, según un estudio del Servicio de Salud Pública de Inglaterra. Y el duque acaba de inaugurar en Cambridge el primer centro de su país dedicado a ayudarles.