_
_
_
_
* Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.
_

15 tendencias de moda para mujer por menos de 60 euros

De los cuadros escoceses a las botas de cowboy, estas son las principales inspiraciones para el armario femenino este otoño

Distintas tendencias que se pueden ver en la tienda de Asos, como los trajes de pana o el estampado animal.
Distintas tendencias que se pueden ver en la tienda de Asos, como los trajes de pana o el estampado animal.Asos

El verano se niega a irse del todo, pero la llegada de las nuevas colecciones a las tiendas nos hace cambiar el chip y pasar a pensar en las posibles compras que podemos hacer de cara a la bajada de las temperaturas. El ¿qué se va a llevar? suele ser una pregunta bastante frecuente a la que se corresponde un aluvión de tendencias muy variado que en ocasiones puede ser de lo más abrumador.

Tratando de dar respuesta a esa pregunta, y teniendo en cuenta lo que se ha trasladado de las pasarelas a las marcas low-cost, en EL PAÍS Escaparate te ayudamos a sintetizar y desgranar las principales inspiraciones que estás viendo (y verás) durante los próximos meses para tu armario. Con una premisa: no rascarnos demasiado el bolsillo. Ninguna de las propuestas que incluimos aquí supera los 60 euros.

Estampado animal

Los motivos que imitan la piel del animal se han convertido en una de las tendencias más fuertes del otoño. La recreación del pelaje de tigres, cebras y leopardos se cuela en desfiles como el de Dolce & Gabbana , Ganni o Saint Laurent. Uno de los que más ha contagiado a las firmas low-cost es precisamente el de serpiente, como en Tom Ford. Las tiendas de a pie proponen estilismos de arriba a abajo pero existen opciones más discretas, como estos zapatos de tacón atados al tobillo de Asos.

Tartán

Hay todo un mundo en los tonos y motivos que definen los cuadros de los clanes escoceses. Los amarillos, esos que inmortalizó la película Fuera de onda con Alicia Silverstone, son una de las opciones más repetidas entre las marcas asequibles. Versace se decanta por los cuadros más ochenteros, los mismos que vestían en la serie Heathers. Ojo, que también se llevan los cuadros de toda la vida: Isa Arfen, Simone Rocha o Emilia Wickstead insisten en esos rojos y azules que formaron parte de tu uniforme del colegio, pero actualizados en trajes de chaqueta y vestidos. Este pantalón recto de Tintoretto (a la derecha) es una alternativa para los que no quieran vestir la tendencia de pies a cabeza.

Botas cowboy

Firmas como Calvin Klein ya subieron este tipo de calzado a la pasarela la primavera pasada y este otoño han hecho lo propio Isabel Marant o Fendi. Se han convertido en una auténtica plaga entre las opciones de Zara o Mango por lo fácilmente que se adaptan a otras tendencias, como el estampado animal. No es difícil verlos entre las fotos de street style de aquellos que van a ver los desfiles. En Sarenza puedes encontrar botines como estos bajos de Vero Moda (a la derecha).

Patchwork

Este término en inglés con el que se conoce a la unión de diferentes retales de tejidos y estampados sin ningún tipo de acritud fue una técnica muy recurrente en los años 70. Este otoño regresa de la mano de Missoni, Stella McCartney o Dior, quien cose distintas telas para formar abrigos y vestidos. Fuera de la pasarela, esta técnica bebe del espíritu bohemio para prendas como este vestido a media pierna y manga larga de Pull and Bear que puedes ver en la imagen derecha.

Estampado pañuelo

Otro de los motivos más repetido entre las colecciones de otoño es el de los pañuelos de seda, con los clásicos eslabones que se ven en los fulares carré de Hermès. Versace o Salvatore Ferragamo han vestido a sus modelos de cabeza a pies con distintas mezclas en camisas, vestidos y pantalones. Hasta Zara ha caído en este estampado, imitando los diseños de Donatella Versace. Una opción más discreta es en blusas que recrean sus dibujos, como esta de Amitié.

Pendientes extra grandes

El regreso por la puerta grande de la estética de los años 80 supone un revival lógico de sus siluetas y sus complementos. Uno de ellos es sin duda el de esos pendientes de gran tamaño y poco o nada discretos que están llamados a convertirse en la estrella de cualquier estilismo. Las tiendas low-cost tienen propuestas para todos los bolsillos. Una de ellas es Parfois con estos accesorios en dorado con piedra en blanco (a la derecha).

Prendas de pana

Esa mítica chaqueta que une (estilísticamente) a Felipe González y John Keating (Robin Williams en El club de los poetas muertos) se niega a abandonarnos. El invierno pasado ya se pudo ver trajes sastre de aires 'setenteros'. Este otoño todo apunta a que seguiremos por los mismos derroteros, como prueban Emilia Wickstead o Erdem. Zara le dedica todo un especial y en Asos es fácil hacerse con prendas conjuntadas, como esta americana en azul.

Tonos marrones

Ya lo recogía la revista Vogue hace unos días: el marrón es uno de los colores que más veremos entre las propuestas para nuestro armario este otoño. El desfile del omnipresente Jacquemus o la última colección de Chloé son la prueba de que todos los tonos tienen cabida, desde el chocolate a otros más rojizos. Esta firma parisina incluyó varias prendas de punto en las que se inspiran firmas y plataformas de precios más asequibles como La Redoute para sus colecciones de invierno (a la derecha).

Botines blancos

Como explicaba la revista S Moda en este artículo, los botines de color blanco han vivido una época ominosa, tachados de vulgares. La realidad es que las firmas y las celebrities llevan un par de años tratando de liberarlos de esa mala reputación que les dieron las ‘Essex girls’. Tibi o Givenchy son dos de las marcas que han subido este denostado accesorio a la pasarela para demostrar que son de lo más versátiles y elegantes. Amazon es una de las plataformas online en la que podrás encontrarlos, cuyo precio, aunque varía entre tallas, no supera los 30 euros.

Colores neón

La paleta de colores del otoño no conoce límites y va de los discretos tierra a tonalidades (muy) llamativas. La gama de colores flúor forma parte de las propuestas de Balmain, Tom Ford, Jason Wu, Jeremy Scott, Moschino, Versace o Sonia Rykiel, entre muchas otras. En Asos se puede adquirir este jersey de pelo que recuerda bastante al de la colección otoñal de Balenciaga.

Universitario

Varios términos en inglés como “college” o “preppy” (más clásico) se relacionan con esta estética que resume un imaginario que bebe de la forma de vestir en prestigiosas universidades internacionales como Harvard o Cambridge. Las bufandas largas o las chaquetas de béisbol (llamadas varsity), con tipografía icónica incluida, forman parte de esa inspiración vista en colecciones como la de Gucci, Versace, Michael Kors, House of Holland o Dolce & Gabbana. Pull and Bear tiene varias prendas en esta línea, como esta sudadera granate estampada que puedes ver a la derecha.

Capas

No es casualidad que las hayan incluido Delpozo o Valentino: son un básico que suma elegancia a cualquier estilismo invernal. Además, pueden matar dos pájaro de un tiro aunando otras tendencias como la ecuestre que impera en marcas como Erdem o Alberta Ferretti. En esos derroteros se muestran las capas- mantas de El Corte Inglés, que se pueden ajustar a la cintura con un cinturón y acompañar por un sombrero de ala ancha.

Americana como vestido

La chaqueta abandona al pantalón o la falda del traje para convertirse en una prenda por sí misma. Con un patronaje algo más largo que la americana, suma algún centímetro con el propósito de convertirse en vestidos que van (o no) entallados a la cintura. Vienen acompañados de botas altas, como en Chanel o Eckhaus Latta, o con botines bajos como Emporio Armani o Zadig & Voltaire. La americana de la derecha es de Boohoo y está disponible en blanco y en negro.

Zapatillas de aire 'feísta'

Parece que toca decir adiós a la clásica zapatilla blanca que ha imperado entre los estilismos más relajados sobre la pasarela en las últimas temporadas. Como recogía S Moda, ya nadie quiere minimalismo en los pies. Se llevan zapatillas 'bakalas', de aires feístas, como las que han incluido en sus desfiles Gucci y sobre todo, Balenciaga. En las marcas low-cost no es difícil encontrarlas, aunque con diseños mucho más suaves y menos atrevidos como las de la derecha de Pull and Bear.

Pasamontañas

Las bajas temperaturas añaden algo de sensatez a una de las tendencias más curiosas que se han visto sobre la pasarela: el pasamontañas. Sí, aquellos mismos de punto que llevaste en tu infancia son los que se han visto en Gucci o Calvin Klein, y en tiendas de precios más asequibles como Urban Outfitters.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a fecha del 19 de septiembre de 2018.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_