La mágica alfombra turca

Erdem Sahin

DESDE EL AIRE parecen campos de una extraña cosecha. Pero son alfombras. Decenas de miles de alfombras. Siempre por estas fechas, en Dosemealti, una localidad a las afueras de Antalya (Turquía), se extienden sobre el suelo las piezas recién tejidas y teñidas. La mezcla del rocío en la madrugada y los casi 40 grados del mediodía resultan claves para suavizar los vivos pigmentos de estas obras de artesanía. Este año se han desplegado cerca de 30.000 ejemplares a la antigua usanza, cubriendo dos kilómetros cuadrados de formas geométricas. La magia de la naturaleza tarda en surtir efecto entre uno y tres meses. Y de allí vuelan hasta el mercado mayorista, en busca de compradores. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción