Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El legado de Lula

Se puede afirmar sin riesgo a equivocarse que el político brasileño abrió una nueva senda de entender la acción política como el respeto total y absoluto a las reglas democráticas

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

La decisión del Tribunal Electoral de Brasil de prohibir al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva presentarse a las elecciones presidenciales de octubre, por estar condenado a 12 años de cárcel por corrupción, abre un panorama de gran incertidumbre política e institucional a falta de solo 35 días para unos comicios trascendentales para el gigante sudamericano y toda la región.

Pero más allá de la condena que aparta al principal favorito de la contienda —decisión adoptada por un tribunal legítimo de un país democrático— resulta imprescindible destacar la importancia de la trayectoria y el legado de Lula en la política brasileña y latinoamericana.

Se puede afirmar sin riesgo a equivocarse que el político brasileño abrió una nueva senda de entender la acción política como el respeto total y absoluto a las reglas democráticas en un continente que durante gran parte de la segunda mitad del siglo XX ha sido durísimamente castigado por los regímenes totalitarios militares en diversos países, entre ellos Brasil.

Escalando desde los peldaños más bajos del sindicalismo Lula llegó a liderar una importantísima fuerza de izquierda —el Partido de los Trabajadores— que a pesar de su gran apoyo popular jamás jugó a desestabilizar el sistema democrático, por muchos problemas que este atravesara. Demostrando lealtad y sentido de Estado absolutos, Lula renegó de los atajos populistas y accedió a la presidencia de Brasil en unas elecciones tras haber perdido durante otras tres ocasiones.

Su presidencia entre 2003 y 2010 pasará a la historia de Brasil como un periodo de espectaculares avances en la lucha contra la desigualdad, el desarrollo y el ascenso del país a actor internacional con influencia mundial.

El exmandatario enseñó a una generación de políticos latinoamericanos que por muy adversas que sean las circunstancias la democracia siempre vence.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.