Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rapero Kanye West defiende poder ser negro y votante de Trump

El marido de Kim Kardashian afirma en una entrevista televisiva que para él significa vencer el miedo: "Los liberales no pueden intimidarme porque si tengo miedo ya no soy yo"

Kanye West y su mujer Kim Kardashian en París el pasado mes de junio.
Kanye West y su mujer Kim Kardashian en París el pasado mes de junio. GtresOnline

Kanye West, el rapero de 41 años marido de la estrella de la telerrealidad Kim Kardashian, no da marcha atrás y con humor pero también con convicción ha defendido su amistad y su inclinación política por el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En las declaraciones que realizó durante una amplia entrevista en el programa de Jimmy Kimmel, Jimmy Kimmel Live, este jueves, el cantante reflexionó sobre tener libertad de elección a pesar de que otros te digan que puede tener consecuencias sobre tu carrera.

“Sabes, es gracioso”, dijo West durante la entrevista, “en el mundo en el que vivimos hay dos fuerzas motrices principales: amor y miedo. No puedes explicar el amor”. El rapero continuó con su reflexión: “Mi primo está encarcelado por asesinato. Le quiero, él hizo algo malo, pero todavía le quiero. Como músico y afroamericano en Hollywood, todos a mi alrededor intentaron elegir un candidato para mí. Me dijeron que no debía decir en voz alta que me gustaba Trump o mi carrera terminaría (…) Se supone que los negros debemos tener un pensamiento monolítico, solo podemos ser demócratas”.

El cantante estuvo ingresado en diciembre de 2016 en la unidad de psiquiatría del centro médico UCLA, en Los Ángeles, debido a un colapso nervioso después de una semana turbulenta en la que se juntaron diversos acontecimientos: arremetió contra Beyoncé y Jay Z, dio por terminado un concierto después de tres canciones, terminó por suspender la gira mundial en la que estaba inmerso en ese momento y afirmó en un momento de ese corto concierto referido anteriormente que habría votado a Donald Trump en las elecciones que se habían celebrado recientemente.

Kanye West con el presidente Donald Trump en Nueva York en 2016.
Kanye West con el presidente Donald Trump en Nueva York en 2016. GtresOnline

En la entrevista televisiva también se refiere a este momento. "Lo dije justo antes de ir al hospital y cuando salí, había perdido la confianza. La confianza para enfrentar al mundo y la posible reacción negativa. Me tomó un año y medio tener la confianza para ponerme de pie y ponerme la gorra sin importar las consecuencias ", dijo, refiriéndose a cuando se mostró con la gorra de apoyo a Trump en la que se podía leer Make America Great Again (Haz a América grande de nuevo).

El presentador del programa desafió a Kanye West por su apoyo a Trump sacando a relucir su política migratoria: “Hay familias literalmente destrozadas como resultado de lo que este presidente está haciendo. Son sus acciones las que importan, no si nos gusta o no su personalidad. Eres tan famoso y fue tan poderoso cuando dijiste ‘a George Bush no le importan las personas negras”, dijo en referencia a las palabras del rapero después del huracán Katrina. “¿Qué te hace pensar que a Donald Trump sí?”. La reacción de West fue quedarse callado y ante el silencio el presentador optó por irse a un descanso del programa.

Durante la entrevista también salió a relucir la afición al porno de Kanye West. Surgió cuando Kimmel le preguntó si su visión de las mujeres había cambiado desde que había tenido a su hija, North, de cinco años. West respondió: “No, sigo viendo Pornhub”, en referencia a su web favorita de vídeos para adultos con parejas interraciales.

A finales del mes de julio, la invitada en este mismo programa fue su mujer, Kim Kardashian. Entonces ella dijo que la pareja está hablando siempre de política en casa y que respetaba siempre lo que pensaba otra persona. Pero afirmó: “Para dejarlo claro, cuando hablamos de política no necesariamente estamos de acuerdo con Trump, pero me gusta su personalidad y cómo llegó a ser presidente cuando todos le habían subestimado”. Y añadió que su esposo no es “político por lo que realmente no profundiza en lo que sucede, pero no tengo nada malo que decir sobre el presidente”.