Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seguridad a ojo de pájaro

La policía de Ciudad de México patrulla con helicópteros para poner freno al alarmante incremento de homicidios y delitos de los últimos meses

Un agente de la agrupación Cóndor vigila desde un helicóptero Ciudad de México, la localidad más poblada del país. Ver fotogalería
Un agente de la agrupación Cóndor vigila desde un helicóptero Ciudad de México, la localidad más poblada del país.

Por mar y tierra. Y sí, también por aire. Los mexicanos se han acostumbrado a ver a uniformados con armas largas patrullar las más variadas ciudades del país. Lo mismo son soldados en camuflaje en la fronteriza Ciudad Juárez que marinos en sitios donde no hay mar, como el céntrico Estado de México. La inseguridad se ha extendido por todos los puntos cardinales. Desde el norte, Tijuana, hasta el sur, en Playa del Carmen y Cancún. La violencia no solo deja marcas en las regiones que castiga, también deja estos convoyes armados hasta los dientes para intentar frenar la sangría. El resultado no ha sido el esperado. 2017 ha sido el año más violento en la historia moderna de México.

La fotografía muestra, específicamente, a un policía de la Ciudad de México. El oficial pertenece a la agrupación Cóndor, que vigila a ojo de pájaro la urbe más poblada del país. Para la instantánea, el uniformado apunta con un rifle sobre un barrio del sur de la capital. ¿Alcanzará el oficial a ver desde allí a los malhechores? El alcalde José Ramón Amieva cree que sí. “[Los helicópteros] son rápidos y permiten una visión de campo diferente que abarca azoteas, los patios, las calles y los vehículos en movimiento”, dijo recientemente al anunciar que las aeronaves patrullarán tres veces al día la ciudad. Pues eso, que el delito está hasta en los techos donde se seca la ropa.

Desde el anuncio del jefe de Gobierno los helicópteros hacen un rondín aéreo que incluye un sobrevuelo por el paseo de la Reforma. La agrupación Cóndor pasa sobre la cabeza del emblemático Ángel de la Independencia. La gente de la milla dorada mexicana se pregunta si están rodando alguna película de acción. Pero no, son las autoridades capitalinas, intentando poner freno a una estadística preocupante. Los homicidios y los delitos de alto impacto, como los asaltos, los robos de automóviles y casas, han repuntado en el último año. En los primeros seis meses de 2018 se han registrado 600 asesinatos, 60 más que en el mismo periodo de 2017, que rompió marcas de inseguridad.

La Ciudad de México tiene casi 678 policías por cada 100.000 habitantes. Tras el próximo asalto es posible que el uniformado más cercano esté volando a cientos de metros sobre la cabeza de la víctima.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.