Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pesadilla de una turista por dormir con un casado

Una mujer francesa pasa 30 horas detenida acusada de “complicidad en adulterio”

Un policía camina por una cárcel de Marruecos en una imagen de archivo.
Un policía camina por una cárcel de Marruecos en una imagen de archivo.

Una ciudadana francesa de 41 años ha pasado 30 horas en custodia policial en Marruecos tras ser detenida el sábado 14 de julio en Marraquech bajo el cargo de “complicidad en adulterio”. La mujer lamentaba la nula ayuda que recibió por parte del Consulado francés, según relataba este domingo en una entrevista publicada por Le Parisien. “He sido abandonada durante dos días en condiciones deplorables, en un pasillo estrecho lleno de cucarachas, con mujeres embarazadas golpeadas, con un procurador odioso que me gritaba”, lamentaba.

La turista asegura que sabía que en Marruecos el adulterio es un delito, pero creía que ese no era el caso de su pareja. “Él me dijo que estaba divorciado. Después supe que en realidad el divorcio se encuentra en proceso y debe formalizarse en septiembre”. La mujer, directiva de una compañía, debió pagar el equivalente a 450 euros para salir en libertad, pero su juicio queda pendiente. No obstante, ella ha advertido que no piensa regresar a Marruecos para acudir al tribunal.

En el Ministerio de Exteriores francés aclaran que cuando una persona se encuentra en detención preventiva la ley marroquí no permite visitarla en persona. “Pedí un traductor”, lamentaba la turista, “y no obtuve ninguno. Solicité un abogado y me dijeron que buscase uno francófono en Internet. Pero yo no disponía de mi teléfono durante la detención preventiva. Es preciso que la gente sepa que las vacaciones en Marraquech no son todo color de rosa. Cuando hay un problema nadie está ahí para ayudarte”.

En Marruecos la policía lleva un control exhaustivo de todas las personas que se alojan en cualquier hotel o pensión del país. Cada día, los hosteleros deben facilitar a los agentes el listado completo de huéspedes. El adulterio está castigado con penas de hasta dos años de cárcel, siempre que la pareja de la persona denunciada interponga denuncia. El encarcelamiento concluye cuando uno de los cónyuges retira la denuncia. Y casi siempre es la mujer quien suele retirarla.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.