Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La coincidencia de la foto de Trump enfrentado a un niño con ‘Solo en casa’

La participación del hoy presidente en la película de Macaulay Culkin toma un nuevo significado: hay un fotograma exactamente igual que la ya legendaria portada de 'Time' que condena su política migratoria

Donald Trump fue una de las estrellas que aparecían en 'Solo en casa 2'.
Donald Trump fue una de las estrellas que aparecían en 'Solo en casa 2'.

La portada del último número de la revista Time se convirtió esta semana en una de esas que son clásicas al instante. En una de esas que resumen el estado del mundo. La imagen del presidente Donald Trump enfrentado a una niña, hija de una migrante hondureña detenida en Texas (obviamente tras una edición de los responsables de arte de la publicación que mezclaba dos fotos diferentes) se ha hecho tan famosa que las redes sociales no han tardado en preguntarse: ¿dónde había visto yo esto antes?

La célebre portada de 'Time' que denuncia la política migratoria de Donald Trump.
La célebre portada de 'Time' que denuncia la política migratoria de Donald Trump.

Pues bien, fue en la película Solo en casa 2: Perdido en Nueva York (1992), segunda parte de la exitosa Solo en casa (1990), el filme familiar más famoso de los noventa y uno de los más taquilleros de la historia. La aparición de Trump en la película tenía sentido: el personaje de Macaulay Culkin, Kevin McCallister, se aloja en el Hotel Plaza de Nueva York cuando se queda perdido en la ciudad, usando la tarjeta de sus padres. Desde 1988 a 1995, Donald Trump fue el dueño del hotel Plaza e hizo a su esposa en aquel momento, Ivana Trump (se casaron en 1977 y se divorciaron en 1992), la responsable de su gestión. 

La escena de Solo en casa 2 en la que Donald Trump se cruza con Macaulay Culkin.

Según contó Matt Damon en una entrevista con The Hollywood Reporter, había una extraña cláusula en los permisos que Donald Trump daba a todas los responsables de las películas que se rodaban en una localización de su propiedad. Una que dice muchísimo del carácter de Trump y que ya ni siquiera resulta extraña hoy: que él se reservaba el derecho de que una aparición con frase fuese introducida para él en el guion y, así, poder aparecer en la película. 

Cada vez que una película se rodaba en una localización propiedad de Donald Trump, él se reservaba el derecho de aparecer en pantalla y, además, con una frase

No estaba planeado que Trump apareciese en Solo en casa 2. No estaba en el guion original. Pero él hizo uso de su poder. Y es su poder el que queda claro en la imagen: un gigantesco Trump informa a un pequeño Macaulay Culkin de dónde está la recepción de su propio hotel, que compró por casi 400 millones de dólares (343 millones de euros) en 1988 y se convirtió en la operación inmobiliaria más comentada y famosa de la década en Manhattan. 

Es curioso comparar ambas fotografías: en una, Donald Trump es todo amabilidad con un niño al que intenta ayudar. En la otra, situada ya en 2018 y en un país que Trump gobierna, el presidente estadounidense está representado como un muro ante una niña que busca un futuro mejor fuera de su país. Pero Macaulay Culkin es un niño estadounidense, rubio, mono y adinerado. La niña hondureña, de la que no conocemos el nombre, viene de eso que él llamó "países de mierda". El tuit que enfrenta y compara ambas imágenes, subido por el panameño Pablo Touzón, lleva más de 1.600 retuits y despierta todo tipo de comentarios en la Red.  

"Creativo, genial y certero" o "La realidad supera a la ficción" son algunos de los comentarios de usuarios de Twitter ante estas dos imágenes enfrentadas. Los Simpsons no son los únicos que se adelantaron a la hora de mostrar estampas de Trump que se volvieron reales. El propio Trump parece estar repitiéndose a sí mismo y consiguiendo que algunas de sus imágenes se repitan. Solo que ahora su poder va muchísimo más allá de las paredes del Hotel Plaza. 

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información