Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia acoge al ‘Aquarius’

Ni himno, ni bandera, ni patria. Lo que me hace sentirme orgulloso de ser español es que mi Gobierno, y mis representantes políticos, en un gesto justo y valiente, sean hospitalarios y, poniéndose del lado del más débil, acojan a los más de 600 migrantes y posibles refugiados del Aquarius ante el cierre de puertos de otros países. Hay Estados chovinistas dudosamente comprometidos con los derechos humanos o la Ley del Mar, que alejan el problema de sus fronteras en lugar de buscar una solución común que lo resuelva.— Miguel Fernández-Palacios Gordon. Madrid.


El fascismo golpea de nuevo. Lo que está pasando con el barco de la ONG francesa cargado de inmigrantes es la más expresiva prueba del regreso a Europa y Estados Unidos de los fantasmas que asolaron Europa en el pasado siglo. Aunque sabíamos de su progreso electoral en bastantes países y de su llegada al Gobierno en algunos, no podíamos imaginar que, impunemente, un país niegue el auxilio y el asilo a cientos de personas desesperadas. Además, su ministro del Interior se alegra obscenamente de que sea otro, España, el que lo haga. Y esto, me temo, es solo el principio de lo que nos espera.— José Miguel Grandal López. Cartagena (Murcia).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.