Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia acoge al ‘Aquarius’

Ni himno, ni bandera, ni patria. Lo que me hace sentirme orgulloso de ser español es que mi Gobierno, y mis representantes políticos, en un gesto justo y valiente, sean hospitalarios y, poniéndose del lado del más débil, acojan a los más de 600 migrantes y posibles refugiados del Aquarius ante el cierre de puertos de otros países. Hay Estados chovinistas dudosamente comprometidos con los derechos humanos o la Ley del Mar, que alejan el problema de sus fronteras en lugar de buscar una solución común que lo resuelva.— Miguel Fernández-Palacios Gordon. Madrid.


El fascismo golpea de nuevo. Lo que está pasando con el barco de la ONG francesa cargado de inmigrantes es la más expresiva prueba del regreso a Europa y Estados Unidos de los fantasmas que asolaron Europa en el pasado siglo. Aunque sabíamos de su progreso electoral en bastantes países y de su llegada al Gobierno en algunos, no podíamos imaginar que, impunemente, un país niegue el auxilio y el asilo a cientos de personas desesperadas. Además, su ministro del Interior se alegra obscenamente de que sea otro, España, el que lo haga. Y esto, me temo, es solo el principio de lo que nos espera.— José Miguel Grandal López. Cartagena (Murcia).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.