Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

La ciencia vista desde el cielo

El colectivo de jóvenes investigadores e investigadoras reclama al nuevo ministro mayores fondos y más estabilidad

El nuevo ministro de Ciencia, Innovación y Universidades del Gobierno de Pedro Sánchez, Pedro Duque, saluda al rey Felipe VI, tras prometer du cargo hoy en el Palacio de la Zarzuela.

Hace menos de una semana veíamos cómo se acababa la fiesta. Un gobierno marcado por la corrupción llegaba a su fin. Aunque esta característica será lo que se recordará de la última legislatura, no es ni mucho menos, lo único que ha marcado al gobierno saliente. Durante los años de gobierno del Partido Popular la investigación no ha sido vista con buenos ojos. En un principio, la anterior legislatura iba a ser la del Pacto por la Ciencia, sin embargo, aquello cayó en saco roto. La ciencia no fue en ningún momento una prioridad para el gobierno de Rajoy. Por poner un ejemplo, la inversión estatal en I+D+i ha caído hasta el 1,19% sobre el PIB, quedándonos cada vez más lejos de la media europea que supera el 2%. Además, la ejecución del presupuesto durante el último año ha sido únicamente del 29,7%. En resumen: la política científica de esta legislatura ha brillado por su ausencia.

Desde Europa, durante la última década la ciencia ha sido vista de forma diferente. Mientras nosotros nos alejábamos cada vez más y más del objetivo marcado por la Unión Europea los países de nuestro entorno hacían los deberes e invertían en investigación, con lo que ahora la media europea de inversión en I+D+i y ya supera el 2% del PIB y se encamina al 3%.

Que España pasara a jugar en la segunda división científica europea, que 16.000 jóvenes investigadores tengan que encender Skype para hablar con su familia o que cada año donemos, en forma de talento que tiene que emigrar, hasta un 1,5% del PIB de nuestro país que tanto sudor nos cuesta conseguir no fueron razones suficientes para tumbar a este gobierno. Sin embargo, a partir de este momento, la ciencia va a ser vista desde el cielo.

Como en las mejores novelas de Asimov, tienen que venir desde el espacio a salvarnos. Pedro Duque ha sido nombrado ministro del recuperado Ministerio de Ciencia. Nos sorprende su falta de experiencia en gestión pública, pero la primera vez que pisó la Discovery tampoco la tenía y aquello salió bien. La tarea que le espera es ardua y extremadamente compleja. Los investigadores esperamos grandes cosas de su ministerio, deseando que el nuevo ministro esté a la altura de sus viajes y de su figura tan bien valorada por la sociedad española.

Cuando el PSOE estaba en la oposición se lanzaron varias propuestas, como una mayor inversión, un plan de retorno de talento y una mejora de la gobernabilidad. Ahora toca poner los pies en la tierra

Desde nuestro punto de vista, esta cartera se enfrenta a dos retos sumamente importantes para el colectivo de jóvenes investigadores e investigadoras. En primer lugar, es necesario que se lleve a cabo la publicación del Estatuto del Personal Investigador en Formación. Este estatuto, es una pieza clave para garantizar los derechos laborales y dotar de un marco jurídico necesario al conjunto de los investigadores. También es imprescindible que sea consciente de la dramática pérdida de poder adquisitivo de los investigadores postdoctorales de nuestro país, que ha caído hasta un 21,5% desde el año 2008. Todas estas medidas deberían conducir a resolver el mayor reto al que se enfrenta la investigación en nuestro país, que es desarrollar un plan estratégico para implantar una carrera investigadora con garantías, estable y que retenga y atraiga talento. No es reto menor, pero creemos que es la clave para tener un país a la altura de su tiempo.

Deseamos que la vuelta del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades contribuya a mejorar la situación de la investigación en España. Cuando el PSOE estaba en la oposición lanzaron varias propuestas, como una mayor inversión, un plan de retorno de talento y una mejora de la gobernabilidad. Ahora ya no es el momento de propuestas, ahora toca poner los pies en la tierra y cumplir todos los acuerdos que Pedro Sánchez ha contraído con el colectivo científico e investigador de este país.

Pablo Giménez Gómez y Violeta Durán son presidente y portavoz de la Federación de Jóvenes Investigadores, respectivamente

Más información