Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gestión de la sanidad pública

Acabamos de saber que la supervivencia a ciertos tipos de cáncer en países como Corea del Sur, Japón o Estados Unidos es hasta un 180% mayor que en España, lo que resulta muy preocupante. Desde la transferencia de competencias del antiguo Insalud a las autonomías, se ha vivido un importante deterioro en la gestión de los servicios de salud. Una de las ventajas de una gestión centralizada de la sanidad era que los intereses de políticos no demasiado honrados se alejaba de los hospitales, y estos se dedicaban a lo que realmente deben hacer: curar al enfermo. Con la descentralización, en cada región, e incluso dentro de cada hospital, se gestionan los recursos haciendo favores a amigos y perjudicando a los necesitados de asistencia.

En general, tenemos un buen sistema de salud gracias a los profesionales que trabajan en él, pero la gestión que se hace de recursos materiales y humanos es muy deficiente.

Todos tenemos la obligación de denunciar y luchar contra esta clase política que gestiona nuestros recursos según sus intereses personales.— Flor Fernández del Viso Torre. Salinas.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.