Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los últimos pasos de la madre de Luis Miguel en España antes de desaparecer

El séptimo capítulo de la serie sobre la vida del cantante señala a su padre, Luis Rey, como el principal sospechoso de la misteriosa desaparición de Marcela Basteri

Luis Miguel consuela a su padre en la serie.
Luis Miguel consuela a su padre en la serie. Netflix

Un día Marcela Basteri desaparece para siempre de la vida de Luis Miguel. Y el misterio sobre el paradero de la madre del cantante mexicano se convierte en una preocupación nacional. El artista, desde muy joven, emprendió una búsqueda por medio mundo para encontrarla y nunca había revelado los detalles de aquella desaparición. Hasta ahora. Desde hace casi 30 años se ha publicado de todo: desde que su hijo la encontró en un psiquiátrico en Italia, que murió en un tiroteo en una fiesta en Chihuahua —donde había estado involucrado el narco y el jefe de la policía de la capital mexicana—, que Luis Rey había pagado a unos sicarios para asesinarla, hasta que estaba viva y era una indigente en Buenos Aires. La serie sobre la vida de Luis Miguel, supervisada y autorizada por él mismo, prometía revelar por fin los secretos mejor guardados del artista mexicano. Y este, sin duda, era el más esperado. Alerta: este texto contiene spoilers.

Los capítulos que emite Netflix cada domingo han ido desvelando, con cuentagotas, los motivos que habría podido tener Marcela para separarse de su pareja, Luis Rey, y de sus tres hijos, Luis Miguel, Alejandro y Sergio (el más pequeño). Y todo parecía indicar que la explotación y constante humillación de Luis Rey, que dirigía cada uno de sus movimientos enfocados en apartarla de la carrera y vida de su hijo, había podido ser la causa fulminante de su decisión de partir para siempre. En esta séptima entrega todo parece más claro.

Luis Rey, villano indiscutible de una de las series más esperadas del año en México, aparece nuevamente como el responsable de todos los males que acecharon a Luis Miguel en aquella época. No sólo es el responsable de la quiebra de la empresa, a nombre del cantante, además de ser un padre sin escrúpulos, capaz de drogar a su hijo con efedrina (similar a la anfetamina) con tal de que siguiera despierto para cantar y mantener a toda una familia; todo apunta en la serie a que fue una pieza clave en la misteriosa desaparición de Marcela. Si ya se habían hecho camisetas promulgando el odio que siente México hacia él, esperen al final de la temporada.

En este episodio Luis Miguel (Diego Boneta) recorre Italia y España en busca de su madre, siguiendo su rastro de la mano de su hermano Alejandro (interpretado por el youtuber mexicano Juanpa Zurita). El Sol de México vive uno de los momentos más exitosos de su carrera —acababa de estrenar La Incondicional—, pero también de los más difíciles. Las artimañas de un padre sediento de venganza lo han llevado a la quiebra y está a punto de ir a la cárcel por evasión fiscal. Y su madre no aparece por ningún sitio.

Después de seguir la pista de Marcela en casa de su abuelo en la Toscana, descubre algo hasta ahora nunca revelado: la última vez que alguien vio a su madre fue en España. En la casa familiar que tenían en una zona de Madrid —no especifican más— a la que se refieren como Las Matas. Y este dato, teniendo en cuenta que la serie está basada en entrevistas y confesiones del propio cantante, podría convertirse en la primera declaración de Luis Miguel sobre el paradero de su madre.

En Las Matas, según le revela una señora que limpiaba en aquella casa, se había organizado una fiesta unos días antes de que Marcela decidiera volar a Chile para reencontrarse con su hijo. Pero nunca llegó a subirse a aquel avión. Y su hijo pequeño, de unos cuatro años, quedó misteriosamente a cargo de otra empleada de aquel domicilio hasta que su abuela lo acogió. En este episodio se da a entender que la madre de Luis Miguel tuvo que morir aquella noche. No se sabe todavía ni cómo ni por qué.

Pero Luis Rey sabía la verdad, según muestra el episodio. Después de aquello le hizo creer a su hijo que su madre seguía viva. Falsificó una postal donde le felicitaba el cumpleaños y le aseguró que había hablado con ella y le había partido el corazón al confesarle que se había ido con otro hombre, que no quería volver a verlos nunca. Pero en este séptimo capítulo, Luismi descubre todo aquello y observa cómo la inquina de su padre no tiene límites: "Me has robado, me has explotado, me has engañado, de la misma forma que engañaste a mi madre. Hiciste todo para separarnos", llega a espetarle en los últimos minutos del episodio.

Esta discusión de Luis Miguel con su padre al final del capítulo marca un punto trascendental en la serie. Hasta ahora Luis Miguel había tolerado los abusos de Luis Rey, pero no parece que vaya a volver a soportarlos nunca más. Después de los gritos, le dice muy serio: "Salte de mi vida". Luis Rey se marcha. Y es entonces cuando los espectadores comprenden el inicio del primer episodio: a Luis Miguel le informan que su padre se muere en Madrid; él se coloca el flequillo, hace como si no hubiera escuchado aquella noticia y sale al escenario a cantar.  

Más información