Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mad Cool, el guateque más salvaje

Arnaiz (izquierda) y Castromán, creadores de uno de los festivales más importantes del panorama musical nacional, el Mad Cool, en el Palacio de Cibeles de Madrid.
Arnaiz (izquierda) y Castromán, creadores de uno de los festivales más importantes del panorama musical nacional, el Mad Cool, en el Palacio de Cibeles de Madrid.

ENTRE LOS PRÓXIMOS 12 y 14 de julio, Madrid acogerá al norte de la ciudad (Valdebebas-Ifema) el que aspira a ser el festival musical más grande de España: Mad Cool. Sus creadores, Farruco Castromán y Javier Arnaiz, ambos nombres con amplio bagaje dentro del sector del entretenimiento, pusieron el festival en el mapa madrileño hace tres años con la clara intención de instaurarlo como una cita anual obligada. Marcar un antes y un después en la oferta cultural de la capital. Sentados en la cafetería de la terraza del Palacio de Cibeles, intentan explicar los motivos por los que nadie se había atrevido antes con un proyecto de esta magnitud. “Tal vez fuera porque los políticos nunca han creído que algo así pudiera funcionar. A las instituciones a veces les cuesta darse cuenta de que esto no es solo un entretenimiento, sino que es un negocio que genera mucho dinero”, comenta Castromán. Los datos, tras dos ediciones del festival y en camino de una tercera, dan la razón a estos empresarios: el Mad Cool no solo es rentable, sino que también genera ganancias para toda la ciudad. En 2015, durante la primera edición, el impacto económico fue de 23,5 millones de euros; en 2016 el retorno fue de 33 millones, y para este año desde la organización calculan que los asistentes al festival se dejarán cerca de 50 millones de euros en la ciudad.

Desde que se anunciaron las primeras confirmaciones del cartel (Pearl Jam, Depeche Mode, Arctic Monkeys, Massive Attack…), la prensa internacional especializada habla, y muy bien, del Mad Cool. Tanto es así que algunas publicaciones lo comparan con citas internacionales como Coachella. El abono general está agotado desde que salieron las entradas a la venta hace seis meses. Si el año pasado la convocatoria reunió a un total de 135.000 personas en la Caja Mágica de Madrid, la ­nueva ubicación podrá albergar hasta 80.000 cada jornada. Un guateque salvaje.

Mad Cool, el guateque más salvaje