Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva vida en Marruecos de DSK, exdirector del FMI

Tras verse obligado a dejar la política por un turbio escándalo sexual, Dominique Strauss-Kahn, de 69 años, reside con su cuarta esposa en Marrakech y asesora a jefes de estados africanos

Dominique Strauss-Kahn y Myriam L'Aouffir el año pasado en París.
Dominique Strauss-Kahn y Myriam L'Aouffir el año pasado en París. Getty Images

Dominique Strauss-Kahn, conocido como DSK, el exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 2007 y 2011, el gran favorito socialista para las presidenciales de Francia en 2012 —antes de ser detenido en 2011 en Estados Unidos como supuesto violador de la camarera de hotel guineana Nafissatou Diallo— disfruta en Marruecos de una nueva vida, a sus 69 años, alejado de los focos. DSK asesora a los jefes de Estado de Túnez, Togo y de la República Popular de Congo. Como suele decir la prensa francesa, DSK siempre vuelve.

Su empresa consultora, Parnasse International, se encuentra en Casablanca. Pero él pasa buena parte del año en Marrakech. Allí vive junto a su actual esposa, Myriam L’Aouffir, nacida en Rabat hace 50 años y licenciada en Literatura Moderna, Ciencias Audiovisuales, de la Información y Comunicación. L'Aouffir trabajó en France Télévisions, la empresa de televisión pública de Francia, antes de fundar su agencia de comunicación.

Tras ser denunciado en 2011 por Diallo, limpiadora de habitaciones del hotel Sofitel de Manhattan, DSK permaneció dos meses y medio en prisión. El fiscal de Manhattan, que había iniciado el proceso contra él, reconoció que la camarera había ofrecido un relato inconsistente y retiró los cargos de violación. Lo único que se pudo demostrar es que Nafissatou Diallo y DSK mantuvieron un encuentro sexual inferior a seis minutos en la habitación 2806 y que él consumó la relación. En diciembre de 2012, Strauss-Kahn llegó a un acuerdo millonario con la acusadora, que también había recurrido a la justicia civil. Los detalles del pacto nunca trascendieron, aunque Le Monde publicó que DSK había accedido a pagar seis millones de dólares a Diallo. El caso quedó cerrado, pero el declive del que fuera ministro de Economía con Lionel Jospin (1997-1999) solo acababa de empezar.

Strauss-Kahn tuvo que renunciar a su candidatura a la presidencia de Francia y afrontar desde 2012 un juicio con acusaciones de proxenetismo agravado. Ese mismo año se conoció la separación con su tercera esposa, la acaudalada periodista francesa Anne Sinclair. En marzo de 2013 se anunció oficialmente el divorcio. Y en mayo de ese mismo año apareció por primera vez en público con su actual pareja, Myriam L’Aouffir.

Fachada de la casa de Myriam L'Aouffir, pareja de DSK. rn ampliar foto
Fachada de la casa de Myriam L'Aouffir, pareja de DSK. Getty

En 2015, resultó absuelto por el tribunal de Lille, pero durante tres años los franceses supieron hasta el más mínimo detalle sobre las orgías con las prostitutas que contrataba en París, en Nueva York o en Bruselas. DSK se fue retirando poco a poco de los focos. Eso no le impidió casarse —de forma calculadamente discreta— con Myriam L’Aouffir en Marrakech, el 7 de octubre de 2017. Su cuarta boda se celebró en un hotel y fue amenizada por grupos de jazz, de folclore marroquí y hasta dos cantantes de ópera. Acudieron 400 invitados llegados en buena parte desde París.

Aquella boda fue debidamente descrita en su día por el diario Le Parisien. En realidad, DSK nunca se ha ausentado de la vida pública francesa. Solo un mes después de contraer matrimonio, en noviembre de 2017, accedió a que le hicieran una entrevista en la que declaró que había llegado el momento de que el Partido Socialista desaparezciera. Y confesó su admiración hacia Macron. “Si aprovecha la oportunidad, puede provocar más cambios en Francia en los próximos cinco años que los que ha habido en los últimos 30”, declaró.

En su cuenta de Twitter, donde cuenta con 60.000 seguidores, DSK suele publicar algunos de sus informes sobre política monetaria. Llevaba inactivo en la red social desde diciembre de 2015, hasta que el pasado 12 de abril colgó un análisis de 29 páginas sobre el franco CFA (En francés, Franc de la communauté financière d'Afrique).

El semanario francés Challenges publicó el domingo 6 de mayo un artículo en el que refiere algunos de los negocios que mantiene DSK en África. Sus informes económicos suelen apoyarse en la nutrida agenda de contactos que aún posee el antiguo director del FMI. Puede que hoy en día, y durante mucho tiempo, DSK siga diciendo allá donde vaya aquello que en 2012 declaró al semanario francés Le Point: “Nunca he sido condenado, ni en este país ni en ningún otro”.