La sombra de la conspiración política sobrevuela el proceso contra DSK

El exdirector del FMI pide, junto a otros acusados, la nulidad de la vista iniciada este lunes

Dibujo del interior de la sala del juicio contra Strauss-Khan.Foto: atlas | Vídeo: Atlas / Benoit Peyrucq

La sombra de la conspiración política contra Dominique Strauss-Kahn se ha cernido sobre el juicio iniciado este lunes en Lille contra el antiguo director del Fondo Monetario Internacional por proxenetismo. Las revelaciones periodísticas de Canal + ponen el acento en el ángulo que más conviene al Strauss-Kahn: la posible persecución abierta contra él por el Gobierno de Nicolas Sarkozy para neutralizar al socialista con más opciones en la época de ganar las presidenciales de 2012. Seis abogados defensores de los 14 acusados de proxenetismo que se sientan en el banquillo junto a Strauss-Kahn han pedido este lunes la nulidad de todo el proceso. El exdirector del FMI, conocido por sus iniciales DSK, podría ser condenado en este juicio a diez años de cárcel y una multa de 1,5 millones de euros.

La justicia francesa acusa a DSK de proxenetismo agravado (explotar o utilizar a prostitutas de manera organizada). El expolítico, cuya carrera quedó fulminada por la denuncia de violación en mayo de 2011 por parte de una limpiadora del hotel Sofitel de Nueva York, está imputado por las orgías celebradas en torno a él con prostitutas de la zona de Lille a las que, según algunos testimonios, trataba con una violencia extrema. El reportaje de Canal +, al igual que uno de los acusados, el comisario Jean-Christofe Lagarde, presenta pruebas de que ya antes de iniciarse la investigación oficial de este llamado caso Carlton de Lille, DSK era investigado de manera oficiosa por orden del Gobierno anterior.

Las escuchas telefónicas a las que habría sido sometido el entonces director del FMI se realizaron entre junio de 2010 y febrero de 2011, meses antes de iniciarse la investigación oficial por el llamado caso Carlton de Lille que ahora juzga un tribunal. La defensa de seis de los catorce acusados, entre ellos la de DSK, han pedido en el primer día de la vista la anulación del proceso al no haber podido acceder a la investigación completa para poder representar con todas las garantías a los imputados. El tribunal se ha retirado a deliberar y a última hora de la tarde ha rechazado la propuesta. El proceso continúa, por tanto, el martes con el calendario previsto.

Francia dicta cada año unas 500 condenas por proxenetismo. Este caso, sin embargo, es peculiar. La presencia del veterano político socialista Strauss-Kahn ha originado una expectación sin precedentes, con cerca de 300 periodistas acreditados para seguir el caso. DSK, como todos los acusados, estaba convocado a la primera jornada del juicio, dedicada a las presentaciones y asuntos preliminares. Mientras todos se veían forzados a entrar en la sala de audiencias confundiéndose con los periodistas, el expolítico entró directamente al aparcamiento protegido por los cristales tintados de su coche. Dentro de la sala, DSK permaneció serio, aunque distendido, y un poco ausente; como si el proceso le fuera ajeno. Algunos de los que hicieron declaraciones a la entrada, como el belga dueño de burdeles Dominique Alderweireld, proclamaron su inocencia. Alderweireld, conocido como Dodo la Salmuera, incluso dijo no conocer a DSK, aunque reconoce haberle enviado alguna prostituta.

Algunos de los testigos de cargo pidieron al tribunal que la vista se realice a puerta cerrada. Las partes civiles personadas en la causa alegan que algunas prostitutas prefieren mantener el anonimato. Algunas han rehecho su vida. Otras han ocultado siempre a sus próximos su actividad. El tribunal ha desestimado tal petición. Ni siquiera acepta que se aplique parcialmente, aunque es probable que en el transcurso del proceso revise su posición. La incomparecencia de algunas de las víctimas podría debilitar la acusación.

En el sumario del caso, los testimonios de algunas de las mujeres dejan muy en evidencia la línea de defensa de Strauss-Kahn, que asegura desconocía que las que acudían a sus orgías ejercían la prostitución. Según esos testimonios, el exdirector del FMI era extremadamente violento y solía sodomizar a las prostitutas desoyendo sus protestas. El intercambio de mensajes entre los acusados y las conversaciones telefónicas interceptadas apuntan hacia la organización de encuentros sexuales siempre a la medida del insaciable apetito sexual de Strauss-Kahn.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El proceso durará tres semanas y DSK está llamado a declarar el martes 10 de febrero, si bien se prevé que su testimonio dure dos días y medio. A la expectación se ha sumado el debate sobre la prostitución en Francia, un país abolicionista donde los burdeles están prohibidos desde 1946. Una de las partes civiles personadas en la causa es la Fundación Scelles, que lucha contra la prostitución y apoya la iniciativa socialista de penalizar al cliente. “Quiero dejar claro que nosotros no estamos contra DSK, sino contra toda forma de proxenetismo”, ha dicho el abogado de la fundación David Lepidi a su llegada al tribunal de Lille.

Lille está a una veintena de kilómetros de la frontera con Bélgica, país que como Holanda tiene un enfoque mucho más permisivo respecto a la prostitución y donde los burdeles son legales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS