Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dominique Strauss-Khan se casa por cuarta vez en Marrakech

El exdirector del FMI, de 68 años y juzgado por escándalos sexuales, ha contraído matrimonio con Myriam L’Aouffir, de 49 años

Dominique Strauss-Khan y su nueva esposa, Myriam L'Aouffir durante su paso por la alfombra roja del Festival de Cine de Cannes en 2013.
Dominique Strauss-Khan y su nueva esposa, Myriam L'Aouffir durante su paso por la alfombra roja del Festival de Cine de Cannes en 2013. Cordon Press

Dominique Strauss-Kahn (68 años), el que fuera director del Fondo Monetario Internacional (FMI) y tuvo opciones de ser candidato a la presidencia de la República Francesa, se ha vuelto a casar el pasado fin de semana con Myriam L’Aouffir, su compañera desde hace cuatro años y con quien oficializó su relación en 2013 apareciendo de la mano en la alfombra roja del Festival de Cine de Cannes. La boda se ha celebrado de manera muy íntima en Marrakech (Marruecos), el país en el que residen actualmente, según ha confirmado un familiar de la pareja al periódico francés Le Parisien.

Se trata de la cuarta boda del expolítico reconvertido en exitoso financiero que en mayo de 2011, siendo director del FMI, fue acusado por agresión sexual a una limpiadora del hotel Sofitel de Nueva York. Myriam L’Aouffir, la nueva esposa de DSK, tiene 49 años, nació en Rabat y allí estudió en la escuela secundaria francesa. Licenciada en Literatura moderna, Ciencias Audiovisuales, de la Información y Comunicación, ha trabajado en France Télévisions, la empresa de televisión pública de Francia hasta que abrió su propia agencia de comunicación que mantiene en la actualidad.

Poco después de que acabara abruptamente su carrera política por el escándalo sexual de Nueva York, Dominique Strauss-Khan comenzó a ser investigado por la justicia francesa que le acusó de proxenetismo agravado (ayudar o proteger la prostitución de otro actuando entre varios). DSK fue absuelto de este delito en junio de 2015 y el Tribunal de Lille sentenció que el expolítico era un mero cliente de prostitución, pero el juicio dejó al descubierto sus excesos sexuales, su “rudeza” en la intimidad y el escaso escrúpulo que tenía para utilizar prostitutas en orgías colectivas, ya fuera en París, Nueva York o en Bruselas.

Dominique Strauss-Khan y Myriam L'Aouffir en la final del torneo de tenis de Roland Garros en 2013.
Dominique Strauss-Khan y Myriam L'Aouffir en la final del torneo de tenis de Roland Garros en 2013. Cordon Press

Los medios franceses que informan sobre la nueva boda de DSK, también señalan que el que parecía haber desaparecido del punto de mira informativo, ha sido noticia por segunda vez en la misma semana en los medios galos que, pocos días antes de informar sobre su matrimonio, se hicieron eco de su reaparición en el homenaje a la exministra francesa Nicole Bricq.

Strauss-Khan de quien sus correligionarios del partido socialista francés se alejaban como de la peste tras que se hicieran públicos sus escándalos, le arroparon en este encuentro y alguno de ellos se atrevió a alabar la agudeza política y económica de su discurso. Algunos incluso se llegaron a decir que había aprovechado la oportunidad para dar una breve lección a François Hollande y Emmanuel Macron. Pero sus fieles han explicado que sería erróneo pensar que quería arrinconar al actual presidente francés, ya que ambos comparten una visión social liberal común. Es más, un amigo del expolítico llegó a confirmar que Macron y Dominique Strauss.Khan se reunieron en varias ocasiones durante la campaña electoral francesa.