Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El País Semanal para Viña Pomal

Comprometidos con el buen comer

Mario Sandoval, chef del restaurante madrileño Coque, se convierte en aliado de la bodega riojana Viña Pomal de la mano del enólogo Alejandro López

El vino y la gastronomía son aliados naturales”, sintetiza Alejandro López. El enólogo de Viña Pomal explica con orgullo que la histórica bodega de Haro, en La Rioja, destaca por la alta calidad de su producto. Por tal motivo, la firma siempre ha apostado por la mejor gastronomía. Ahora dan un paso más en la senda de este compromiso convirtiendo a Mario Sandoval en su embajador. El chef madrileño está al frente de las cocinas del restaurante Coque, con dos Estrellas Michelin y Tres Soles Repsol. 

Cuenta Alejandro que la primera vez que visitó Coque descubrió que se trataba de algo más que un restaurante: “Es toda una experiencia”. Cada plato de los dos menús que se ofrecen al comensal está maridado cuidadosamente con un vino. “La secuencia está pensada al detalle”, explica Mario. El restaurante cuenta con una espectacular bodega que atesora unas 3.000 referencias. Entre ellas se encuentra el Viña Pomal Reserva Centenario 2013, distinguido con el premio Gran Bacchus de Oro que le convierte en uno de los siete mejores vinos de España, elegidos en una cata a ciegas por un jurado de sumilleres, enólogos y masters of wine. Alejandro lo define como un vino equilibrado y complejo, con un final de boca largo. En nariz es intenso y aromático con notas de regaliz y balsámicos.  

Viña Pomal Reserva Centenario 2013 es uno de los vinos para los que Mario ha creado uno de sus platos.
Viña Pomal Reserva Centenario 2013 es uno de los vinos para los que Mario ha creado uno de sus platos.

Alejandro dice que esta alianza se ha construido sobre unos valores compartidos. “Viña Pomal es una bodega centenaria. Un fiel reflejo de los vinos que se producen en esa zona de La Rioja”. Esa misma tradición se aprecia en Coque. El restaurante lo fundaron los abuelos de Mario, y él cocina manteniendo esas raíces en cada plato. Ambos comparten, también, el amor por la tierra: la bodega tiene 250 hectáreas de viñedos y el restaurante se abastece de su propia huerta... e incluso de una granja de cochinillos. Les une, por último, su reivindicación del origen: los vinos de Viña Pomal son un resumen perfecto del terroir de Haro. Mario, por su parte, siempre ha defendido las recetas y los productos madrileños.

La unión entre la bodega y Coque se fortalece día a día. Alejandro comenta que en unas semanas Mario visitará La Rioja. Además, la relación de Viña Pomal con la gastronomía de alta calidad crecerá en el futuro con el proyecto Sociedad Compromiso de Viña Pomal que aunará los mejores restaurantes de España. Porque no es lo mismo comer por comer que comer por placer.