Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siervos digitales

En la sociedad feudal, los siervos de la gleba estaban unidos a un feudo de tierra, esclavos que se vendían y transmitían a la vez que él. El dominio que el señor ejercía sobre la voluntad de la plebe en el medievo era absoluto. Con el discurrir de los siglos, un nuevo sistema vendría a perfeccionar la vieja sociedad estamental: la web 3.0. Los antaño cautivos, ahora libertos, pertenecen a un señorío digital donde el algoritmo rige, con mano de hierro, la psique de millares de personas; jurisdicción en la cual selfies y amistades ficticias conviven en comunión paroxística, y donde es posible jugar al bingo sin salir de la cama al tiempo que una pizza margarita entra por tu ventana vía dron. Sin embargo, en este oasis-código de júbilo virtual infinito, quien sí tiene los pies y el juicio en la realidad es el señor del Big Data; dueño absoluto de las tierras digitales, al que habremos de rendir cuentas.— F. Javier Santos. Porto do Son (A Coruña).

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.