Ana Obregón: “Prefiero ser ridícula que aburrida”

La polifacética actriz se atreve con lo más moderno. Rueda con Los Javis la segunda temporada de la serie ‘Paquita Salas’

Ana Obregón, con 40 años de fama a sus espaldas, está rodando con Los Javis la nueva temporada de 'Paquita Salas'.
Ana Obregón, con 40 años de fama a sus espaldas, está rodando con Los Javis la nueva temporada de 'Paquita Salas'.

Nunca se fue del todo, pero Ana García Obregón reconoce que llevaba bastante tiempo alejada de producciones que requiriesen de una fuerte exposición mediática. “Ha sido una elección como actriz. Tenía el teatro como asignatura pendiente, probarme en un escenario y que me vieran 500 ó 600 personas, hacer un trabajo sin tanta repercusión”, afirma en una conversación con la voz tomada por haber rodado “con un vestido de tirantes a las dos de la madrugada con menos dos grados en Madrid”. Se trata de su nuevo papel en la segunda temporada de Paquita Salas, la serie de Javier Calvo y Javier Ambrossi y protagonizada por Brays Efe de Netflix. Obregón admite que esa especie de retiro también estuvo motivado por la necesidad de apartarse de la fama. “Yo voy al contrario de todo el mundo, ya no quiero que me vean tanto. Nunca me he planteado dejarlo, pero me gustaría rodar mi escena, llegar a casa, acostarme y que al día siguiente nadie supiera quién soy. Adoro mi trabajo, pero no la fama. Cuando llevas 40 años de fama, el efecto secundario es agotador”, confiesa.

Más información
Final de 'Ven a cenar conmigo': la cena de los idiotas donde los idiotas éramos nosotros
Brays Efe: “A la gente le interesa lo que le pasa a Paquita Salas”
Ana Obregón, portada de ‘Playboy España’ a los 62 años

Quedó enamorada del trabajo de Los Javis cuando vio La Llamada, y en el estreno Javier Ambrossi le dijo que la había seguido desde Ana y los siete. “Eso te toca por dentro porque yo no soy consciente de que haya llegado a la gente con mi trabajo. Comimos y me ofrecieron estar en Paquita Salas. Me encantó porque no hay nada parecido a esta serie, con lo difícil que es hacer algo diferente hoy". Ana habla entusiasmada de su trabajo con los directores, pero le tienen prohibido adelantar nada sobre su personaje. "Quieren que sea todo sorpresa. Solo te puedo decir que he trabajado con el más grande que es Berlanga y con otros como Colomo o Vicente Aranda, pero la forma de dirigir al actor de Los Javis es única", asegura.

Resulta llamativo que después de tiempo sin grandes series o películas y con 63 años (acaba de celebrar su cumpleaños mientras algunos medios afirman que tiene 66) haya conseguido participar en un proyecto de última generación. “Es la bomba estar en un formato de lo más moderno que se puede hacer. Me río de los que decían que iba a durar un año cuando empecé. Me encanta que la gente no se haya cansado de mí. He tenido la suerte de que cuando hice Ana y los siete, me veían millones de niños que ahora son los jóvenes millennials que ven series en Netflix”. declara orgullosa.

Ana Obregón con Los Javis: Javier Ambrosi (izquierda) y Javier Calvo.
Ana Obregón con Los Javis: Javier Ambrosi (izquierda) y Javier Calvo.

Además de esta serie, Obregón ha participado recientemente en el programa Ven a cenar conmigo, donde ha abierto la cocina de su casa a otros famosos. “Estoy en ese punto en el que me da igual todo. Respecto a la prensa rosa, llevo un tiempo sin salir. No tengo novio. Sales ahí si te lías con uno y no me merece la pena. He tomado mucha distancia. Solo voy a algún acto de promoción de algún trabajo. Hoy me cuesta muchísimo hacer ese personaje de Ana Obregón”, reconoce y al mismo tiempo puntualiza una excepción: “El posado veraniego sí, porque es un ingreso, me pagan y listo. Total, me van a sacar igual”.

Una vida distinta en la que para ella los años no suponen ningún hándicap. “La vida a mi edad es maravillosa, ojalá hubiera tenido antes esta paz y sabiduría. No me da miedo envejecer, pero me encantaría parar el tiempo para no perder a mis padres. Respecto al amor, he estado toda mi vida con parejas y ahora llevo mucho tiempo que paso. Hago yoga y meditación y he aprendido a ser feliz por dentro. No quiero que esa tranquilidad me la quite ningún hombre", asegura. Y añade: “Hay mucho machismo, muchas veces desde las propias mujeres. Nadie se va a librar de cumplir años, y el que tenga complejos allá él. Prefiero parecer absolutamente ridícula a ser absolutamente aburrida”, concluye parafraseando a Marilyn Monroe.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS