Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fiesta para celebrar que se hace algo por un mundo mejor

Un millar de personas de 150 países se citan en Bonn para compartir sus iniciativas para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en 2030

Una fiesta para celebrar que se hace algo por un mundo mejor

Música, ágape, proyecciones de películas, charlas, demostraciones de cocina en directo, debates, clases de percusión y hasta sesiones de meditación. Es un festival. Pero no de cine, culinario o cultural; el Global Festival of Action ha reunido en Bonn a un millar de personas de 150 países desde el miércoles 21 de marzo y hasta el viernes 23, para celebrar que hay gente, ellos mismos, que tienen ideas, proyectos e iniciativas en marcha para lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y vivir en un mundo mejor, más igualitario, pacífico y justo en 2030. 

"Esto no es un programa de la ONU, sino de la gente", remarcó Mitchel Toomey, director de la Campaña de Acción para los ODS (UN SDG Action Campaign) sobre esta agenda global en una de las decenas de charlas celebradas durante el evento organizado por esta organización. La idea de que es la sociedad civil la beneficiaria, pero también la ejecutora y responsable del cumplimiento de los Objetivos, ha sido compartida por diversos ponentes. Por ello, en esta fiesta se ha otorgado el protagonismo precisamente a personas que lideran o trabajan en proyectos con tal fin. "Esto es un festival, no un seminario. Y es para vosotros, para los que vais a salir fuera y cambiar el mundo", añadió Toomey en el discurso inaugural. "Os animo a seguir compartiendo vuestras ideas y revolucionando el modo en que actuamos", concluía su intervención a través de un vídeo Amina J. Mohammed, subsecretaria general de la ONU.

Tras las presentaciones oficiales, antes de la exposición de proyectos, una clase rápida para aprender a comunicar lo que se dice y hace. Imparte: Yusuf Omar, periodista fundador de Hashtag Our Stories, una plataforma para enseñar a diferentes comunidades a compartir sus historias como lo hizo él cuando cubrió la guerra en Siria: tan solo usando su teléfono. "Tenemos que tomar la responsabilidad de comunicar nosotros mismos los ODS, con nuestro móvil. Es el artilugio más potente que hemos tenido y lo podemos usar para difundir buenas historias. Los tres primeros segundos son los más importantes para captar la atención de la gente", aleccionaba mientras se grababa él mismo un vídeo con orejas de conejo, hablando y preguntando al público a la velocidad de la luz, para después colgar en redes sociales. "Podemos hablar todo el rato de crear vídeos, pero estamos hablando de los ODS y estamos compitiendo con Kim Kardashian, es difícil", bromeó. ¿Solución? Compartir historias inspiradoras. "Se pueden comprar likes, pero no la conversación ni el debate", zanjaba.

Yusuf Omar se graba un vídeo mientras explica cómo compartir historias inspiradoras sobre los ODS.
Yusuf Omar se graba un vídeo mientras explica cómo compartir historias inspiradoras sobre los ODS.

Basta una conversación con cualquiera de los asistentes para comprobar que cada uno tiene una historia inspiradora que contar. Algunos pudieron hacerlo micrófono en mano. Como Aya Chebbi, fundadora y presidenta de Afrika Youth Movement, uno de los movimientos más amplios liderado por jóvenes en el continente para reivindicar sus derechos y una sociedad justa y pacífica. Tras la Primavera Árabe en Túnez, esta activista feminista recorrió 20 países de África impartiendo charlas y, en ese periplo, se dio cuenta de que la juventud enfrentaba problemas parecidos.

Por eso, creó un grupo en Facebook en agosto de 2012 y agregó jóvenes inspiradores que había conocido; llegaron a ser 500 miembros. Así, dos años después, lanzó el primer Hangout de Google con la intención de crecer y formar una audaz comunidad africana para actuar de manera colectiva. De los diálogos que se producían en ambas redes sociales, nacieron la visión y la misión del movimiento que hoy cuenta con más de 10.000 participantes de 40 países. "Muchos están en riesgo por sus opiniones y activismo. Tenemos que asegurarnos de que tienen espacios para expresarse", destacó Chebbi. Para ella, más que un móvil, la herramienta más potente para transformar la realidad es la "solidaridad transnacional". "Si una hermana en Nigeria no tiene acceso a la educación, mi trabajo no estará acabado aunque en Túnez se haya alcanzado la más alta cuota de escolarización", explicó en su intervención.

Aya Chebbi, activista africana.

En el Instituto de la Juventud de la Ciudad de México no solo decidieron dar voz a la juventud implicándose con ahínco en la macroencuesta MyWorld para que miles de jóvenes expresaran cuáles eran sus Objetivos prioritarios de un listado muy amplio que, tras negociaciones y teniendo en cuenta la opinión de la sociedad civil, quedarían en los 17 ODS. "Nos dimos cuenta de que la mayoría de jóvenes mencionaba el número tres [garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos]. ¿Por qué era tan importante para ellos?", relató la presidenta de este organismo, María Fernanda Olvera Cabrera. Y les preguntaron de nuevo. "Querían un sistema público de salud gratuito para acceder a apoyo psicológico", reveló el resultado. Habían preguntado y habían escuchado. ¿Siguiente paso? Actuar. "Había que elaborar una política para dar una respuesta", anotó Olvera. Lo que hicieron fue crear un Hospital de las Emociones. "Hemos calculado que hemos podido salvar 2.000 vidas de jóvenes con tendencias suicidas", aseguró.

Estas son dos historias de las muchas que se han expuesto en los tres días de festival y que tienen lugar en todos los puntos del planeta. Pero hay otras siete que se han ganado el derecho a mención. Son las ideas y proyectos galardonados en la primera edición de los Premios Acción para los ODS.

Los ganadores de los primeros Premios a la Acción para el logro de los ODS, en la gala de entrega en Bonn.
Los ganadores de los primeros Premios a la Acción para el logro de los ODS, en la gala de entrega en Bonn.

Premio en comunicación para la ciudad de Ghent

Una fiesta para celebrar que se hace algo por un mundo mejor

La urbe belga diseñó una serie de cinco retos concretos y competitivos relacionados con los ODS para los ciudadanos de Ghent y otras cinco ciudades, desde no comer carne durante un tiempo, ir al trabajo en bicicleta, hasta ser feministas (todos) por un día. El objetivo: crear conciencia cambiando los hábitos de vida de las personas. Más de 6.000 personas participaron y ganó... el planeta.

Premio en innovación a la lucha contra la corrupción en Nigeria

"El mayor impedimento en Nigeria, y en África en general, para lograr los ODS es la corrupción". Así de claro lo tiene la creadora de la Iniciativa de la Juventud Creativa contra la Corrupción (CYIAN, por sus siglas en inglés), Foluke Michael. "Todo lo que hacemos es mirando al futuro", aseguró efusiva cuando recibía el galardón. Eso significa que, entre otros programas, forman a jóvenes en las escuelas sobre este problema para que, en el futuro, ellos no caigan en los perjudiciales errores de sus predecesores y lanzan campañas en las redes sociales.

Premio al conector a los Objetivos Irracionales

Una fiesta para celebrar que se hace algo por un mundo mejor

Fundada por Daniel Epstein, Unreasonable Goals es una iniciativa con el enfoque de acelerar la capacidad de alcanzar los ODS creando un espacio de unión entre los gobiernos, las finanzas, las multinacionales y los emprendedores con mayor impacto en el mundo. Cada año, hasta 2030, el equipo de Unreasonable Goals reunirá creadores de soluciones innovadoras, aún en estado embrionario, pero replicables si tienen acceso a tecnologías de vanguardia con mentores de primer nivel y fundaciones, fondos de inversión, ejecutivos de multinacionales y funcionarios gubernamentales durante una reunión de dos semanas para que se ayuden para cumplir los ODS.

Premio al mejor visualizador para los datos con impacto

Una fiesta para celebrar que se hace algo por un mundo mejor

Los creadores de este proyecto han recopilado datos generados por ciudadanos de todos los hogares en Lanet Umoja, Kenia, sobre todos los aspectos relacionados con los ODS, incluidos seguridad, alimentación, agricultura, medios de vida, educación, salud, energía, agua y saneamiento. Han trabajado con líderes comunitarios en Kenia para que puedan comprender el valor de los datos al identificar las brechas de desarrollo y las necesidades que deben abordar para alcanzar los ODS.

Premio a la movilización para el compromiso de los jóvenes marroquíes con los ODS

Una fiesta para celebrar que se hace algo por un mundo mejor

Trabajando para allanar el camino hacia la Agenda 2030 en el país norteafricano y el resto de la región, esta iniciativa se creó para expresar el compromiso de los jóvenes marroquíes con la consecución de los 17 objetivos, con el objetivo de educar y empoderar a los marroquíes para lograr los ODS, a través del inicio y la facilitación de alianzas entre funcionarios del gobierno, instituciones de la sociedad civil, voces juveniles y la Campaña de Acción de los ODS de la ONU para romper barreras.

Premio a la inclusión para la formación en salud sexual y reproductiva a las adolescentes de Ghana

Dzikunu Richard Mawutor no quiere que las adolescentes tengan que dejar la escuela porque se quedan embarazadas prematuramente. “Ahora se promueve la abstinencia”, dice. Pero él defiende que la mejor solución es que tengan información comprensible sobre salud sexual y reproductiva. ¿Cómo impartirla? Puerta a puerta, escuela por escuela. Así, y sin apenas recursos, ha llegado a formar a 1.000 chicas. Más aún, los datos recabados durante la experiencia han sido presentados a las autoridades para que apoyen su enfoque y busquen soluciones ante los embarazos adolescentes que, solo en 2015, fueron 750.000 en todo el país.

Premio a las historias de las hijas de la industria de la confección

La organización Lensational dio herramientas a cinco hijas de trabajadores de la confección de entre 7 y 15 años para explicar su vida cotidiana en un documental de cortometraje. Durante cuatro días, en marzo de 2017, compilaron material suficiente para crear conciencia sobre cuestiones cruciales como la transparencia de la cadena de suministro y la necesidad de empoderar a las mujeres y las niñas. Tener a las chicas como directoras y protagonistas de la película les permite a los espectadores comprender los desafíos en sus vidas. Muestra cómo la apariencia aparentemente inofensiva de las chicas se puede transformar en una herramienta de concienciación, ya que el documental se está proyectando en muchas ciudades del mundo.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información