Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
kick boxing

'Kick-boxing' en el aire y otras cinco nuevas clases de gimnasio que parecen sacadas de la ciencia ficción

7 fotos

El zumba se ha quedado en el pleistoceno

  • gimnasio
    1

    Mientras en España los mega gimnasios de bajo coste viven días de vino y rosas, allende nuestras fronteras las mieles se las llevan los gimnasios boutique. Lo suficientemente pequeños para cuidar a sus clientes casi como amigos, con personalidad propia y un modo de interpretar la actividad física la mar de original.

  • ejercicios gimnasio
    2Espíritu de club 

    El gimnasio es la discoteca de 2018. A las pruebas nos remitimos. En el neoyorquino Beast Fitness Evolved, las clases se hacen con poca luz, la estética se asemeja a la de un club nocturno y hasta pincha un DJ.

    El padre del cotarro es el DJ Nik Baricelli. "Buscamos que las clases se salgan de la monotonía. Hay cuerdas, sacos, cajones, escaleras y la Versaclimber (una especie de step con el que se puede imitar los movimientos de escalada en el tren superior)", afirma. ¿Le gusta? Apunte: las clases empiezan a las cinco de la madrugada.

  • pilates
    3La reinvención del pilates 

    Mezcle influencer y entrenamiento molón y tendrá un cóctel triunfador. Esa es la filosofía que alimenta una de las últimas chucherías para agitar el cuerpo: el POP Pilates, "una poderosa fusión de música, fuerza y coreografías que llevan el pilates clásico a otro nivel", según su creadora Cassey Ho.

    ¿Le parece soso? Pruebe el PIIT28: 28 minutos de híbrido entre el entrenamiento interválico y pilates. He aquí las credenciales de la autora, que se autodefine como "una de las tres influencers más importantes en el meollo del fitness": 1,4 millones de seguidores en Instagram y autora del canal de Youtube, Blogilates, con cuatro millones de suscriptores.

  • yoga
    4Menos Omm, más Wow 

    El yoga ya no es lo que era. Menos espiritual, más cañero. Esa es la filosofía de Fierce Grace, la cadena de estudios de yoga fundada por la entrenadora, Michele Pernetta.

    Las clases, que algunos han bautizado como punk-rock yoga, mezclan hot yoga (algo así como el bikram, pero sin pagar licencia al gurú) con ejercicios cardiovasculares, barre (las clases de baile que arrasan en la Gran Manzana), HIIT, super slow training, entrenamiento del core y una nutrida representación de todas las disciplinas del yoga (ashtanga vinyasa, power, bikram, classical hatha y yin).

    "Realizamos 65 posturas. Esto nos asegura que acometemos todos los movimientos posibles para que no sea necesario complementar con otra actividad de estiramientos", asegura su creadora.

  • gimnasio cuerdas
    5De altos vuelos 

    El running, el spinning o el bootcamp acaparan a muchos deportistas machacones. También a muchos lesionados. La razón: el impacto o los movimientos rápidos y sin control.

    Suspenderse de cuerdas elásticas ancladas en el techo permite trabajar en múltiples planos. Así surge Spiderbands. Se elimina el impacto lesivo y se amplían exponencialmente los movimientos, incluyendo giros, saltos y otras acrobacias. No se pierda las clases de kickboxing colgado del arnés.

    ¿Ventajas? Las articulaciones sufren mucho menos y aumenta el drenaje linfático gracias a la fuerza antigravedad. ¿Le parece tentador? Sepa que hay raciones de burpees y ejercicios con el bosu (la semiesfera de látex que sirve para entrenar el equilibrio, la fuerza, la resistencia y mejorar postura corporal) en zona anaeróbica.

    Sí, volar y entrenar intensamente no están reñidos.

  • escalada
    6Escalar sin montañas 

    De los inventores de para qué correr en asfalto pudiendo hacerlo en cinta y para qué pedalear por la calle habiendo bicicletas estáticas llega la máquina para escalar. Y de ahí, los gimnasios con este cachivache: Rise Nation.

    La máquina imita la biomecánica elemental para escalar y promete alineamiento corporal, ejercicio cardiovascular a tope y coordinación neuromuscular. Las clases son como una competición a ver quién trepa más pero sin moverse del sitio.

    Como mandan los cánones de la vida acelerada actual, las sesiones duran media hora, con música atronadora, luces negras y a alta intensidad. Cómo será la cosa que recomiendan abstenerse de practicarlo a los epilépticos.

    Pero nadie es perfecto y la máquina, tampoco. Solo podrá hacer como que sube o baja y en vertical. Si busca desplazamientos laterales, la montaña (o su rocódromo más cercano) le están esperando.

  • sauna
    7Siesta y sauna 

    Lo mejor de Finlandia y el disfrute más exportado a este lado de los Pirineos. Una ambos y tendrá The Shape House. Explicado en pocas palabras: usted se introduce en una especie de saco de dormir hasta el cuello, se tumba y aquello se calienta sin llegar a quemar. Aguante así una hora, sudando como un pollo y sin mover un músculo.

    Sophie Chiche, la emprendedora detrás de este negocio, explica desde su página web que desde que abrieron el primer centro en California se les llenó de famosos con ganas de sudar para verse ideales sobre alfombra roja. "Tienen el cuerpo lleno de toxinas y, al sudar, las dejan todas aquí. Otros simplemente se relajan con el calor".

    Apunte: nada de ducharse al salir. Entre lo excretado por las glándulas sudoríparas, van gotas de colágeno que dejarán su piel como la de un bebé (o eso prometen).

    Selena Gomez, Rooney Mara y, cómo no, las Kardashian, son clientas habituales. Al terminar, le ofrecerán agua y unos gajos de naranja para rehidratarse. Como en plena ola de calor en la Malvarrosa, pero a 70 dólares la hora.