Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Crucificadas

El camino más seguro a una vida espantosa es no tener la vida que se quiere tener

Manifestación a favor del aborto en Buenos Aires, Argentina.
Manifestación a favor del aborto en Buenos Aires, Argentina.

Para una mujer de clase baja o media baja en edad reproductiva, América Latina y el Caribe son la pesadilla perfecta: la educación sexual es inexistente, no hay campañas de prevención del embarazo precoz y el aborto está prohibido en casi todas partes. El resultado es que la región tiene una de las tasas más altas de muertes por aborto en el mundo. En la Argentina es delito, excepto cuando hay riesgo de vida para la mujer o el embarazo es producto de una violación. Esta semana se presenta en el Congreso un proyecto para legalizarlo. Cada vez que eso sucede en mi país, y en otros del área, escucho a mujeres que, defendiendo la despenalización, como la defendemos muchos, dicen: “Abortar es lo peor que puede pasarle a una mujer, el dolor psíquico que produce es enorme, eterno, pero debemos despenalizar porque...”. Reclaman un derecho y, para eso, sostienen una idea reaccionaria: ofrecen, a cambio, garantía de sufrimiento. La vieja fórmula de siempre —parirás con dolor— transformada en “abortarás con trauma”: el dolor nos purifica después de caer en la abyección. ¿Por qué, para defender un derecho, tenemos que jurar sobre la biblia del espanto? Tengo malas noticias. Hay mujeres que abortan sin arrastrar un “dolor psíquico eterno”. Que abortan y que, después, no chillan ante la sola visión de un pañal. Que tienen trabajo, amor, buenas vidas. Que tienen, incluso, bebés. Y también días de mierda, como todos, pero no como consecuencia del aborto. ¿Por qué en esta parte del mundo pensamos que ofrecer dolor a cambio de un derecho es una gran idea? Un aborto no es el camino más seguro a una vida espantosa. El camino más seguro a una vida espantosa es no tener la vida que se quiere tener. Y eso pueden provocarlo muchas cosas. Un hijo no deseado es una de tantas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS