Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elena Betés y su cabalgata con ‘Pluto’ y ‘Vieux’

Elena Betés, fundadora de Rastreator.com, junto a su caballo 'Vieux' y su perro 'Pluto', en el Club de Campo de Madrid.

SIEMPRE QUE ALGUIEN acaba de conocer a la empresaria Elena Betés (Otta­wa, Canadá, 1970), lo primero que le pregunta es si tiene un perro de la raza basset hound. Este animal es la imagen de marca de Rastreator.com, el comparador de seguros que Betés fundó en España en 2008. “Cuando mi marido y yo decidimos tener mascota, la idea fue comprar uno”, reconoce esta madrileña de origen canadiense. Pero su vecino les habló de un perro de aguas de cuatro años al que iban a sacrificar. “En cuanto lo vimos, decidimos adoptarlo”. Pluto llegó así a la familia. Y seis años después se ha convertido en su sombra. “Es el primero en saludarme cuando entro en casa. Antes incluso que mis hijos [de 7 y 10 años]”. La llegada del perro concienció además a esta directiva sobre el problema del abandono. En 2017 lanzó el buscador Adopta un perro. “Pones la provincia, el tamaño del animal… y la aplicación te dice qué mascotas con esas características necesitan un hogar por tu zona”, explica Betés, de 40 años. Todavía tienen pocos datos, pero esperan que la iniciativa crezca con la ayuda de asociaciones y protectoras.

Elena Betés y su cabalgata con ‘Pluto’ y ‘Vieux’

Todas las semanas, Betés va con Pluto al Club de Campo. Allí vive también su caballo Vieux (viejo en francés). En cuanto aparece, el animal la reconoce y busca sus caricias. “Se establece un vínculo muy bonito, de confianza y respeto”, dice la empresaria. “En el caso del perro, la conexión es total. Porque lo eres todo para él”. Por eso, cuando hace cinco años empezó a juntar a sus animales, los dos se encaraban. “Ahora les gusta verse porque saben que toca paseo por la Casa de Campo”. Betés cabalga durante largo rato sobre Vieux. “Montar es mi pasión desde niña”. Pluto camina a su lado, atado a una correa muy larga. “Es el momento de los tres. Y el instante en el que yo desconecto del trabajo y de todo”.