Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Represión

La Reforma Laboral y la Ley Mordaza salieron de la misma cabeza. Del mismo molde

Manifestación de estudiantes en Valencia.
Manifestación de estudiantes en Valencia.

Desde la censura resulta muy fácil deslizarse hacia la autocensura, que puede a su vez ser de dos clases: consciente e inconsciente. En la primera, uno advierte que está escribiendo algo poco grato para el Gobierno, por ejemplo, y levanta con susto las manos del teclado. Dejemos esto, se dice, no vaya a ser que... En la segunda, en cambio, se reprime sin darse cuenta de que se reprime. Significa que ya no lleva el corsé por fuera, sino por dentro. La línea que separa la represión de la autorrepresión es muy delgada, tanto que nadie percibe el paso del uno al otro lado. Lo cierto es que un lunes se evita hablar de esto, un martes de aquello y un miércoles, de esto y de aquello de forma simultánea. Antes de terminar la semana ya nos hemos convertido en unos tipos dóciles, al servicio del BOE. La sumisión, a medio plazo, produce numerosos beneficios, y no solo de orden económico. Las medallas, los premios oficiales, y las condecoraciones se reparten por lo general entre personas instaladas en la autocensura inconsciente. De ahí que tampoco resulte muy difícil autoconvencerse de los beneficios de la ley mordaza o de los de la reforma laboral.

La reforma laboral y la ley mordaza salieron de la misma cabeza. Del mismo molde, cabría señalar. Digamos que desde idénticas concepciones de la realidad. Cada una complementa a la otra, de modo que si protestas por la primera te pueden llevar a la cárcel por la segunda. En realidad, ahora mismo te pueden llevar a la cárcel por un quítame allá esas pajas. Lo increíble es que esas dos leyes pudieran salir adelante en un país con sindicatos de clase y con oposición de izquierdas. Quizá con sindicatos de clase y con oposición de izquierdas en estado de autocensura inconsciente.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.