Consejos para que no te roben la bici

Algunas ideas para ponérselo difícil a los ladrones de bicicletas, un peligro al que se enfrenta todo ciclista

Una bicicleta atada con un candado en Berlín.Vídeo: JOHN MACDOUGALL (AFP-Getty Images)

Dos hermanos holandeses han descubierto que su bicicleta robada en París acabó en Marruecos. La noticia, conocida esta semana, ha vuelto a poner de actualidad los robos de bicis, un peligro al que se enfrenta todo ciclista. Ofrecemos algunos consejos e ideas para intentar ponérselo más difícil a los potenciales cacos.

Más información
Madrid habilita espacio para bicis en siete aparcamientos municipales
Recuperar en Casablanca una bicicleta robada en París

En primer lugar, es fundamental escoger un candado seguro. Hay de distintos tipos: espiral, pitón, con eslabones... Existe un consenso de que el tipo más adecuado es el antirrobo tipo U, dado que es el más difícil de romper. A la hora de aparcar la bicicleta, el candado debe amarrar el cuadro a un elemento fijo de la vía, y hay que asegurarse de proteger también las ruedas. Una posibilidad es un cable de acero que se pasa por ambas ruedas y se ata con el mismo antirrobo. Si no se dispone de él, se pueden desmontar las ruedas para que pasen por el candado.

Es importante dejar el velocípedo en un lugar transitado, porque cuanta más gente pase por el sitio, más difícil será que puedan actuar los ladrones. Otro de los consejos sería no abandonar la bici durante la noche. Dado que no todo el mundo dispone de un lugar para guardarla en casa, una opción interesante pueden ser los aparcamientos vigilados para bicicletas. En Madrid, por ejemplo, hay dos opciones, los de Don Cicleto (con una tarifa de unos 20 euros al mes), y los aparcamientos de la Empresa Municipal de Transporte, que ya se pueden reservar (a un precio de unos 15 euros al mes) y comenzarán a funcionar el 10 de marzo

Además, conviene registrarla en el biciregistro, una iniciativa de la Red de Ciudades por la Bicicleta en colaboración con distintos Ayuntamientos. Se trata de un registro que se hace en oficinas municipales -en Madrid cuesta siete euros- en el que el propietario de la bici aporta los datos de la misma. El Ayuntamiento ofrece unas pegatinas con un número de registro que se adhieren a la bicicleta y además una tinta imborrable, para que en el caso de ser sustraída cualquier persona o tienda de segunda mano sepa que el vehículo tiene un propietario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Miguel Ángel Medina

Escribe sobre medio ambiente, movilidad -es un apasionado de la bicicleta-, consumo y urbanismo. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense, ha ganado los premios Pobre el que no cambia su mirada y Semana Española de la Movilidad Sostenible. Ha publicado el libro ‘Madrid, preguntas y respuestas. 75 historias para descubrir la capital’.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS