Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por IGNACIO GOMAR

Bullying, bulimia, adicciones y activismo: así son las hijas de Bruce Willis y Demi Moore

Las tres herederas del actor y Demi Moore representan a una nueva generación de hijos de famosos, más comprometidos con causas sociales que con las alfombras rojas

Tallulah, la hija pequeña de Bruce Willis (en el centro=, en una imagen reciente de Instagram. GETTY-QUALITY

Demi Moore y Bruce Willis formaron durante 13 años uno de los matrimonios emblema de Hollywood. Estuvieron casados entre 1987 y 2000. Son conocidos los problemas que ambos padecieron durante años con el alcohol y las drogas. Desgraciadamente las tres hijas que tuvieron también han pasado por algo parecido. Hoy Rumer, de 29 años, Scout LaRue (26) y Tallulah (24) son tres mujeres que han dejado atrás depresiones, situaciones de acoso, adicciones o trastornos alimentarios, y hablan de ello sin tapujos en las redes sociales. Disfrutan de la fama, pero anteponen la lucha contra el bullying o causas como la igualdad de las mujeres a la belleza, la moda o los selfies. Forman parte de una generación de hijos de estrellas que se han criado entre lujo pero saben que la fama dista mucho de ser un camino de rosas. Hoy buscan inspirar a cientos de miles de followers para hacerles ver que ser famoso no es la llave para ser feliz.

La mayor de las tres, Rumer Willis, ha seguido los pasos de sus progenitores. Es actriz, ha participado en varias series y películas, y en su último proyecto, la serie Empire, interpreta a una artista que lucha por vivir sobria. El verano pasado Rumer anunció con una foto en Instagram que llevaba seis meses en ese estado. Calificó la hazaña personal como su momento de mayor orgullo. Agradeció el amor y el apoyo y se despidió recordando a sus más de 600.000 seguidores "que se cuiden". No especificó de qué se estaba desintoxicando aunque reveló que no era una sustancia concreta sino que quería estar sobria en general sobre todo aquello que nos “engancha y perjudica en la sociedad actual”, como “la comida, comprar de forma compulsiva o las relaciones”.

Mama and spawn seen in shiny habitat/environ thurs nght

Una publicación compartida de Scout laRue Willis (@scoutlaruewillis) el

Dos años antes que ella, la pequeña de las tres hermanas Tallulah anunció con 22 años que también había conseguido estar tres años sobria. Su relato fue más explícito. Contó que había sufrido un trastorno alimenticio. “Hace tres años era como un frijol desnutrido y con dolores que resonaban en mi alma. No me valoraba a mí misma, y me castigaba continuamente por no ser suficientemente buena”. Tallulah acompañó el mensaje con una foto suya de ese momento, en la que posaba con una cerveza y un cigarrillo. Su hermana Rumer publicó un mensaje felicitándola. Además de la imagen en Instagram, Tallulah dejó un mensaje en vídeo muy emotivo para un portal de moda, en el que aseguró que ha sido víctima de bullying. No fue en el colegio sino por parte de los tabloides de cotilleos. “He sido diagnosticada con un trastorno dismórfico corporal por haber estado durante años leyendo en estos estúpidos periódicos que soy fea. Desde que tengo 13 años me he sentido fea por culpa de esto”. Y añadió: “Creía en los extraños antes que en la gente que me quería, porque pensaba que no eran honestos conmigo para no hacerme daño”.

Las pasadas navidades Tallulah publicó una foto en bikini tomada junto a sus hermanas, con las que compartía vacaciones. Luciendo cuerpazo, el pie de la imagen fue el siguiente: “Dedicado a todos los que me llamaban fea a los 13”. La mediana, Scout, también compartió el verano pasado una foto escrita por ella misma y titulada Goodbye. El post incluía un mensaje revelador. “El mes pasado hizo un año desde que empecé a vivir el momento presente, estando conmigo misma, sin filtros, sin relajarme con químicos, sin editar nada. Cada día me reúno con la mejor versión de mí”. A pesar de los problemas superados por las tres hermanas, sus redes sociales son la prueba constante de lo fuertes que son sus lazos familiares, entre ellas y también con sus padres. Son habituales las fotos juntas, incluso desnudas dentro de la bañera.

Las hijas de Bruce Willis y Demi Moore no solo comparten problemas en sus perfiles. Sus seguidores también disfrutan de momentos divertidos y glamurosos. Un desfile de Stella McCartney, la boda de unos amigos, o una fiesta con sus amigas. Entre las más asiduas, las actrices Emma Roberts o Gabourey Sidibe (Precious) o Frances Bean Cobain, la hija de Courtney Love y Kurt Cobain. Todas ellas ejemplos de vidas duras dentro de Hollywood. También hay espacio para el Time’s Up derivado del movimiento #MeToo, o para hacer campaña en contra del uso del plástico. Una foto denunciando la desaparición de la hermana de una amiga, y muchas instantáneas antiguas. Imágenes de cuando toda la familia estaba unida. Recuerdos de la infancia y adolescencia junto a Bruce, junto a Demi, y con los dos.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información