Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un post en Facebook puede llevarte a un tribunal militar

Un bloguero tunecino es acusado de “minar la moral del Ejército” por criticar a un alto mando

El bloguero tunecino Yassine Ayari en Túnez.
El bloguero tunecino Yassine Ayari en Túnez.

Su victoria en unas elecciones parciales en diciembre al escaño que representa a los tunecinos residentes en Alemania le ha traído al ácido bloguero Yassin Ayari unos quebraderos de cabeza inesperados. El pasado 4 de enero, un fiscal militar le procesó por un mensaje que publicó en su página de Facebook casi un año antes, el 27 de febrero de 2017, en el que se mofaba del nombramiento de un alto cargo militar por parte del presidente Béji Caïd Essebsi. En concreto, se le acusa de “minar la moral del Ejército”. La primera sesión del juicio militar tuvo lugar sin su conocimiento ni el de sus abogados y fue aplazado hasta el mes de marzo. Encima, para colmo de la arbitrariedad, cuando acudieron al tribunal sus abogados supieron que existían otras dos demandas contra él, pero ni tan siquiera fueron informados de los cargos en su contra.

Amnistía Internacional ha dado a conocer su situación en un comunicado en el que insta a las autoridades tunecinas a archivar las demandas contra Ayari. “Es inaceptable que a pesar de las importantes reformas que siguieron a la revolución tunecina hace siete años, la gente todavía se enfrente a este tipo cargos espurios por un post en Facebook y se le niegue su derecho a la libertad de expresión”, denunció Heba Morayef, directora del programa de Oriente Medio y Norte de África en la influyente ONG. “El hecho de que Ayari sea sometido a un tribunal castrense aún es más sorprendente. Juzgar a civiles ante un tribunal militar es contrario a la ley internacional sobre derechos humanos y una violación del derecho a un juicio justo”, añadió.

El flamante diputado electo ya fue procesado y condenado por uno de sus mensajes críticos con las autoridades en 2014. En aquella ocasión fue condenado a tres años de cárcel in absentia por “difamar al Ejército” al haber censurado al ministro de Defensa Ghazi Jerbi. En enero de 2015 un tribunal militar redujo su condena a un año de cárcel. Finalmente acabó cumpliendo seis meses antes de ser puesto en libertad.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.