Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernard Arnault se convierte en el quinto hombre más rico del mundo

El dueño de LVMH, el imperio del lujo, desbanca de esta posición a Mark Zuckerberg

Bernard Arnault, dueño del gigante del lujo.
Bernard Arnault, dueño del gigante del lujo. AP

LVMH sigue avanzando con el viento en popa. El conglomerado del lujo anunció unos resultados récord para el ejercicio de 2017, en que superó, por primera vez en su historia, la barrera simbólica de los 5.000 millones del euros en beneficios netos, sobre un volumen de negocio que se alzó, también por primera vez, por encima de los 40.000 millones.

El presidente del grupo, Bernard Arnault, se felicitó por este resultado, que atribuyó a un mercado mundial favorable, que ha soplado a favor de las insignias” de su grupo. Especialmente, Louis Vuitton, calificada por Arnault como “la primera marca de lujo del mundo”, y también Dior Couture, absorbida por el grupo en la primavera pasada y cuyas acciones se han revalorizado en un 38% desde abril de 2017. De todas las marcas textiles del grupo, solo Marc Jacobs seguiría siendo deficitaria, según la dirección financiera de LVMH.

El otro factor clave en este crecimiento habría sido el regreso de una coyuntura positiva en el mercado asiático. La demanda en China se volvió a disparar en 2017 y ya supone el 30% del volumen de negocio de Louis Vuitton, marca beneficiada por el éxito de la colección de bolsos ideada por el artista Jeff Koons, que retomaban conocidos cuadros como La Gioconda o Los nenúfares de Monet. La marca también logró abrir nuevos mercados a través de su colaboración con Supreme, la marca de pedigrí skater con la que logró causar sensación el año pasado. La apertura creciente a ese consumidor joven a través de productos relativamente más asequibles también habría resultado decisiva en la obtención de estos resultados.

Maria Grazia Chiuri, Robert Pattinson, Karl Lagerfeld, Helene Mercier-Arnault, y su marido, en un desfile de Dior.
Maria Grazia Chiuri, Robert Pattinson, Karl Lagerfeld, Helene Mercier-Arnault, y su marido, en un desfile de Dior. Getty Images

Las 70 marcas de LVMH obtuvieron un crecimiento orgánico del 12% respecto al ejercicio anterior, duplicando la media estimada para el mercado mundial del lujo, que se sitúa en un 6%. La práctica totalidad de las divisiones del grupo registran un crecimiento de dos dígitos, a excepción de los vinos y licores, que se quedan en un 7%. El avance más destacable lo obtiene la perfumería y cosmética, que registra un 14% más, gracias al impulso del comercio electrónico de Sephora y al éxito de la nueva línea Fenty Beauty, lanzada en colaboración con la cantante Rihanna.

Arnault ha dicho que encara 2018 con prudencia, apuntando a un riesgo de “explosión de la burbuja” y a la “incertidumbre geopolítica”. Pese a todo, los movimientos estratégicos no faltarán este año. El principal consistirá en transformar Céline en marca de primera división, tras la sustitución de Phoebe Philo por Hedi Slimane, recién nominado director creativo, con la misión de lanzar una línea de hombre y otra de perfumería. El objetivo sería alcanzar “entre 2.000 y 3.000 millones de euros” en los próximos cinco años, según Arnault.

La bolsa de París reaccionó ante estos extraordinarios resultados con una subida del 5% por acción de LVMH. Según datos de la revista Forbes, la fortuna personal de Arnault se sitúa en unos 77.900 millones de dólares (63.000 millones de euros), lo que le convertiría en la quinta persona más rica del planeta, superando incluso al creador de Facebook, Mark Zuckerberg.