CLAVES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Frankenstein del neoliberalismo

Se va globalizando un escalofriante modelo capitalista que merma cada vez más la democracia

Donald Trump a su llegada al World Economic Forum en Davos.
Donald Trump a su llegada al World Economic Forum en Davos. Evan Vucci (AP PHOTO)

Es la expresión de Wendy Brown para referirse a Trump, cisne negro que aúna el autoritarismo plutocrático al más puro estilo neoliberal, exento de cualquier sujeción a valores como el de justicia o equidad, con la defensa de un nacionalismo aislacionista, perjudicial para el capital financiero. La mala relación entre nacionalismo y capitalismo es tan vieja como el conocido dictum marxista según el cual el poder económico no tiene patria. Lo extraordinario del personaje residiría en que, a pesar de haber sido creado desde los intestinos del capitalismo, este tendría una dudosa capacidad para representarlo: el monstruo habría cobrado vida propia.

Tras un año desde su elección, este imprevisible Prometeo ha entrado en el olimpo de los presidentes más nacionalistas mientras la economía le sonríe. Al tiempo que Wall Street se dispara, algunas empresas tecnológicas emprenden una jugosa repatriación de fondos instigadas por la anunciada bajada de impuestos de su presidente. Parece que, efectivamente, la fortuna sonríe a los hombres fuertes del planeta, pues también soplan vientos favorables para Orbán y Kaczynski tras años de recesión económica. Y mientras siguen comprometidos con las economías de libre mercado, achican diferencias con Rusia y China, promotores del capitalismo sin democracia.

Lo peor, sin embargo, no es que estos demagogos apelen a la democracia para proteger a sus comunidades nacionales, pues saben que en un mundo interdependiente estas acciones no procurarán a la larga el bienestar de nadie. Lo preocupante es el camino de fondo abierto: la paradoja es que su avance económico es síntoma de la completa pérdida de control sobre nuestra desbocada economía. Además de instrumentalizar la política en su propio beneficio, nuestros líderes patrioteros van mostrando hasta qué punto esta ya no es capaz de someter al poder económico. Se quiebra así un imaginario sobre la democracia y la filosofía de la historia que tan esforzadamente lo sostenía: antes que el sueño kantiano de un gobierno republicano cosmopolita, lo que se va globalizando es un escalofriante modelo capitalista que merma cada vez más la democracia. @MariamMartinezB

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS