Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un concurso de belleza saudí descalifica a 12 camellos después de que sus dueños les implantasen bótox

Los animales han sido apartados del King Abdulaziz Camel Festival, que se celebra en Riad este mes

Un hombre guía el pasado viernes a un grupo de camellos que participaron en el King Abdulaziz Camel Festival, en Riad.
Un hombre guía el pasado viernes a un grupo de camellos que participaron en el King Abdulaziz Camel Festival, en Riad.

Una docena de camellos han sido descalificados de un concurso de belleza que se celebra en Arabia Saudí después de que sus dueños les implantasen bótox para mejorar su aspecto. "El camello  es un símbolo del país. Solíamos preservarlo por necesidad, ahora lo conservamos como un pasatiempo", se ha quejado el juez principal del programa, Fawzan al-Madi. Estos animales, utilizados durante siglos para la comida, el transporte, como máquinas de guerra y compañeros, forman parte de la cultura tradicional del país. Los doce mamíferos han sido apartados del King Abdulaziz Camel Festival, que celebra su segunda edición en Riad, la capital de Arabia Saudí, este mes.

Los camellos han desfilado estos días por un hipódromo mientras los jueces calificaban el tamaño de sus labios, mejillas, cabezas y rodillas. La página web del festival ha emitido un comunicado en el que se queja de las trampas, como la inyección de bótox en los animales para mejorar su imagen: "Nuestros comités tienen la experiencia y los equipos necesarios para detectar la manipulación. Trabajamos para contrarrestar el fraude y la manipulación. No los permitiremos", ha escrito la organización.

Multitudes de hombres han observado el concurso desde las gradas. Este festival anual de belleza de camellos dura un mes. Desde el año pasado se celebra a las afueras de la capital del país, en el noreste de Arabia Saudí, en una meseta del desierto. Allí, el Gobierno ha erigido una pequeña infraestructura para albergar los eventos principales: competiciones de carreras, espectáculos de habilidad o el concurso de belleza. En total, el programa reparte premios por valor de 46 millones de euros. En este pabellón también se realizan subastas en las que el valor de los mejores camellos alcanza millones.

Además, el festival cuenta con puestos de comida y tiendas de souvenirs, un zoológico con los camellos más exóticos del mundo —los más altos y los más bajos, por ejemplo—, un museo con esculturas de camellos de arena, tiendas para probar la leche de este animal y un planetario que explica cómo los árabes viajaban en ellos a través del desierto guiados por estrellas.

Según los organizadores, esta infraestructura se expandirá en los próximos años cuando el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman (MBS), que plenea modernizar el país, tome el mando del Club Camel, creado el año pasado por la familia real saudí. Nacido en Yeddah, el 31 de agosto de 1985, el príncipe Mohamed pertenece a la primera generación de saudíes que ha crecido con Internet, videojuegos, e informándose a través de pantallas en vez de papel.

Cuando solo se ha celebrado la mitad del programa, la asistencia ha aumentado este año aproximadamente un tercio con respecto a 2017. Hasta el momento, 300.000 personas han realizado el viaje de 90 minutos hasta el concurso desde Riad, ha dicho Fahd al-Semmari, miembro de la junta del Club Camel: "La intención es que el festival se convierta en un foro global y pionero para que toda clase de personas vengan a disfrutar del entretenimiento, el conocimiento y la competencia".

Más información