Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Supuesta traición

Algunos que queremos al Perú y que también apreciamos a Vargas Llosa, pensamos que este y los que han firmado con él un manifiesto denunciando la traición de Kuczynski se han precipitado, sin darse la calma y el tiempo de analizar el proceso que ha conducido al indulto (que no a la gracia) a Fujimori. A veces gobernar es traicionar promesas electorales, si es que este ha sido el caso, en interés de la gobernabilidad de un país al que en estos momentos no le convenía seguir con un enfrentamiento que hubiese abierto la llegada al poder del ala corrupta del fujimorismo, la de la hija del condenado. Puede que el tiempo demuestre que no ha sido por egoísmo que ha obrado Kuczynski, sino asumiendo un riesgo personal para salvar a su país del caos.— Ramón Puig de la Bellacasa. Göteborg (Suecia).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.