Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La húngara Katalin Horvat compra Nutella en un supermercado del poblado de Sopron, Hungría, muy cerca de la frontera con Austria. 29 de noviembre, 2017.
La húngara Katalin Horvat compra Nutella en un supermercado del poblado de Sopron, Hungría, muy cerca de la frontera con Austria. 29 de noviembre, 2017.
9 fotos

¿Son los ciudadanos del Este consumidores ‘de segunda’?

Análisis de las autoridades de los países orientales revelan diferencias en los alimentos que algunas marcas venden allí

  • Durante años, en Hungría y el resto de países del bloque del Este ha circulado la leyenda urbana de que las multinacionales comercializan allí productos de calidad inferior a los que disfrutan sus vecinos alemanes o austriacos. En la imagen, un supermercado de Sopron, Hungría.
    1Durante años, en Hungría y el resto de países del bloque del Este ha circulado la leyenda urbana de que las multinacionales comercializan allí productos de calidad inferior a los que disfrutan sus vecinos alemanes o austriacos. En la imagen, un supermercado de Sopron, Hungría.
  • El 70% de los húngaros afirma que ha notado diferencias en el sabor productos del Este y el Oeste, según una encuesta lanzada hace unos meses por las autoridades. En la imagen una calle de Sopron, cerca de la frontera con Austria.
    2El 70% de los húngaros afirma que ha notado diferencias en el sabor productos del Este y el Oeste, según una encuesta lanzada hace unos meses por las autoridades. En la imagen una calle de Sopron, cerca de la frontera con Austria.
  • Las autoridades de los países orientales han hecho análisis para probar las diferncias en los productos. En Hungría, por ejemplo, hallaron pizza con menos queso que el mismo producto de esa marca que se encuentra en Austria o Alemania. En Eslovaquia, galletas de mantequilla que en realidad llevan aceite de Palma. En la imagen, un mercdo de Budapest.
    3Las autoridades de los países orientales han hecho análisis para probar las diferncias en los productos. En Hungría, por ejemplo, hallaron pizza con menos queso que el mismo producto de esa marca que se encuentra en Austria o Alemania. En Eslovaquia, galletas de mantequilla que en realidad llevan aceite de Palma. En la imagen, un mercdo de Budapest.
  • Sarolta Molnar, profesora de Derecho, hace sus compras en uno de los mercados del centro de Budapest, Hungría. "En el Comunismo la gente no tenía opciones", dice. "Ahora que la gente viaja más y conocen más variedad, se dan cuenta de que hay diferencias. También de que no son justas”, apunta.
    4Sarolta Molnar, profesora de Derecho, hace sus compras en uno de los mercados del centro de Budapest, Hungría. "En el Comunismo la gente no tenía opciones", dice. "Ahora que la gente viaja más y conocen más variedad, se dan cuenta de que hay diferencias. También de que no son justas”, apunta.
  • La húngara Katalin Horvat hace la compra en un supermercado de Sopron, Hungría, muy cerca de la frontera con Austria. El Gobierno húngaro afirma que se han incrementado los ciudadanos que van al Oeste a comprar, sobre todo en localidades fronterizas.
    5La húngara Katalin Horvat hace la compra en un supermercado de Sopron, Hungría, muy cerca de la frontera con Austria. El Gobierno húngaro afirma que se han incrementado los ciudadanos que van al Oeste a comprar, sobre todo en localidades fronterizas.
  • La señor Irén, de 81 años, cuenta que se ciñe a una lista muy concreta de alimentos y marcas. No se fia de muchos productos. En la imagen, compra unos bombones en un el mercado de la calle Fény, al Oeste de Budapest, donde va todos los días.
    6La señor Irén, de 81 años, cuenta que se ciñe a una lista muy concreta de alimentos y marcas. No se fia de muchos productos. En la imagen, compra unos bombones en un el mercado de la calle Fény, al Oeste de Budapest, donde va todos los días.
  • Réka Szőllősi, portavoz de la industria, asegura que las diferencias tienen una explicación clara que nada tiene que ver con la calidad inferior. Asegura que el Gobierno húngaro está utilizando el asunto para hacer política. En la imagen, Szőllősi en su despacho de Budapest.
    7Réka Szőllősi, portavoz de la industria, asegura que las diferencias tienen una explicación clara que nada tiene que ver con la calidad inferior. Asegura que el Gobierno húngaro está utilizando el asunto para hacer política. En la imagen, Szőllősi en su despacho de Budapest.
  • Vender un producto de la misma marca, con igual embalaje y distinto contenido puede ser competencia desleal. La UE ha dado fondos a los países del Este para que hagan análisis estandarizados a los productos para probar las supuestas diferencias. En la imagen, jóvenes en un supermercado del poblado de Sopron (Hungría).
    8Vender un producto de la misma marca, con igual embalaje y distinto contenido puede ser competencia desleal. La UE ha dado fondos a los países del Este para que hagan análisis estandarizados a los productos para probar las supuestas diferencias. En la imagen, jóvenes en un supermercado del poblado de Sopron (Hungría).
  • No hay pruebas científicas, pero muchos ciudadanos del Este creen que la Nutella que ellos compran sabe distito a la de Alemania, Austria o Italia. En la imagen, la húngara Katalin Horvat muestra un paquete de galletas de esa marca en Sopron.
    9No hay pruebas científicas, pero muchos ciudadanos del Este creen que la Nutella que ellos compran sabe distito a la de Alemania, Austria o Italia. En la imagen, la húngara Katalin Horvat muestra un paquete de galletas de esa marca en Sopron. EL PAÍS