Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
escapadas

Cinco paraísos para esquiar

esquiar
Escena en una pista de Grandvalira (Andorra).

Por el mero placer de contemplar paisajes espectaculares. O lanzarse en trineo por las rutas más emocionantes. O entrar en pueblos de cuento. Desde Andorra hasta los montes Dolomitas, pasando por las Columbia canadienses. Estos son los secretos de cinco destinos para esquiar.

1. Grandvalira (Andorra)

Un rincón del spa del Sport Hotel Hermitage en Soldeu-El Tarter.
Un rincón del spa del Sport Hotel Hermitage en Soldeu-El Tarter.

Un gigante de 128 pistas y un ‘spa’ de 5.000 m2

Los esquiadores podrán deslizarse por esta estación, la más grande de los Pirineos, con un forfait único hasta 2019 a lo largo de todos sus sectores: Pas de la Casa, Grau Roig, Soldeu, El Tarter y Canillo. En total 128 pistas para esquí alpino de todos los niveles, tres snowparks para saltos, 12 kilómetros de freeride (sin recorrido marcado), siete circuitos de esquí de montaña, cuatro guarderías y seis jardines de nieve para los pequeños, 60 restaurantes y cafeterías, y más de 20 actividades de aventura (entre ellas, motos de nieve, trineos tirados por perros y vuelos en parapente). Grandvalira es un gigante con oferta también para quienes buscan experiencias sofisticadas, como el Sport Wellness Mountain Spa, con más de 5.000 metros cuadrados dedicados a la relajación y al bienestar, o el campo de golf Grandvalira Golf Soldeu, a 2.250 metros de altitud. El sector Soldeu-El Tarter destaca por su propuesta gastronómica con las terrazas Veuve Cliquot y Sol i Neu o la coctelería Glassbar 1850, además de un tea lounge. Este invierno se ha inaugurado el telesquí biplaza del lago del Cubil y se ha reabierto el del Pic Negre; en total, 71 remontes capaces de transportar 111.478 esquiadores por hora. Del 5 al 7 de abril de 2018 se celebrará la final de la Copa del Mundo de Kilómetro Lanzado, donde los esquiadores alcanzan velocidades de hasta 250 kilómetros por hora.

Altura máxima: 2.640 metros. Pistas: 210 kilómetros. Precio del forfait de día: adulto, 49 euros; júnior, 45; infantil, 34,50. Estancia en el hotel Piolets Park, de 4 estrellas, para dos adultos y dos niños, entre del 2 al 4 de febrero, 783 euros. Habitación doble con desayuno en el Sport Hotel Hermitage & Spa, 350 euros por noche; para grupos, Hermitage Mountain Residences. ­www.­grandvalira.com y www.hmrandorra.com.

 

2. Portes du Soleil (Francia-Suiza)

Pista de Châtel, en Portes du Soleil.
Pista de Châtel, en Portes du Soleil.

De la pista más atrevida al pueblo más bucólico

Es el dominio de esquí enlazado por remontes más grande de Europa y uno de los mayores del mundo. Doce estaciones en plenos Alpes conectadas a caballo entre la frontera franco-suiza, el lago Leman y el Mont Blanc, y a menos de cien kilómetros de Ginebra, lo que le proporciona un acceso rápido y cómodo. Avoriaz, en la vertiente francesa, es la estación más conocida por los españoles; está emplazada en un llano colgado a 1.800 metros sobre el valle de Morzine. La urbanización está cerrada al tráfico de coches; por sus calles solo transitan en invierno esquiadores, peatones y trineos tirados por caballos. El bosque que la rodea amortigua un poco el impacto visual de sus edificios relativamente altos.

Desde Avoriaz, los remontes llevan hasta la frontera a 2.151 metros de altitud para pasar a Suiza. Aquí está una de las pistas más famosas del mundo por su dificultad, Le Pas de Chavanette, conocida popularmente como “el muro suizo”; un descenso de algo más de un kilómetro de longitud con inclinaciones de hasta 40 grados. Si no se quiere bajar esquiando, se puede hacer en telesilla hasta alcanzar pistas más abiertas y fáciles. En el valle, Champéry es un idílico pueblo de montaña suizo con maravillosas vistas sobre las cumbres cercanas, especialmente Les Dents Blanches.

Altura máxima: 2.466 metros. Pistas: 650 kilómetros. Precio del forfait para cinco días: adulto, 220 euros; niños, 165 euros. El viaje: entre el 2 de enero y el 8 de febrero, habitación cuádruple con desayuno en el Hotel des Alpes, en Champéry (se habla español), 231 euros por noche. En Avoriaz, siete noches en enero en los apartamentos Saskia Falaise para cuatro personas más forfait de 6 días, 450 euros por persona (reservas: www.pangea.es).

 

Whistler (Canadá)

La estación de Whistler, en Canadá.
La estación de Whistler, en Canadá.

Nieve perfecta y un telecabina a 400 metros

En este lejano rincón de la Columbia Británica canadiense, al borde del Pacífico, las montañas reciben una de las mejores nieves del mundo para esquiar. Quizá por eso se llama Séptimo Cielo la zona más alta de la montaña ­Blackcomb, que junto con la de Whistler conforma la mayor estación de Norteamérica; un inmenso territorio sobre el que cada año cae una media de 12 metros de nieve. Entre los dos picos reúnen 200 pistas de distintos niveles que incluyen tres glaciares y descensos de hasta 1.600 metros de desnivel, muchos de ellos entre el bosque. Desde la temporada 2007-2008, el espectacular telecabina Peak 2 Peak une ambas montañas. Es el que se eleva a más distancia sobre el suelo del mundo —436 metros— y también el que cuenta con un tramo más largo entre torres de telesilla —3 kilómetros—. A pie de pista, Whistler Village ofrece toda clase de servicios: restaurantes, tiendas… El año pasado fue distinguida como la mejor estación del continente por la revista Ski Magazine.

Altura máxima: 2.285 metros. Pistas: 3.300 hectáreas esquiables. Precio del forfait: dependiendo de las fechas, alrededor de 300 euros para seis días.
Del 3 al 10 de febrero, avión desde España y siete noches de alojamiento en el Blackcomb Lodge, de tres estrellas, a 400 metros de los remontes, por 2.907,36 euros para dos personas, tasas e impuestos incluidos. Mismas fechas y condiciones en el Westin Resort & Spa, de cuatro estrellas, más cerca de las pistas, 4.421 euros (www.expedia.es).

 

Baqueira Beret (España)

Cafetería y zona de descanso en Baqueira Beret.
Cafetería y zona de descanso en Baqueira Beret.

El renovado encanto del paraíso

Baqueira Beret, en Lleida, lo tiene todo para ser el paraíso del esquiador. Un valle, el de Aran, cuajado de pueblos encantadores, ricos en arte y gastronomía; una orientación atlántica que le asegura la nieve, y una alta calidad en pistas y servicios que han hecho de esta estación la más grande de España y una de las mejores del sur de Europa. Tiene tres zonas: Baqueira, la pionera; Beret, la mejor para familias y debutantes, y Bonaigua, donde están la mayoría de pistas difíciles y por donde va a crecer el dominio en los próximos años. Este invierno ha estrenado una cafetería totalmente renovada, más acogedora y en un solo nivel y diferentes ofertas gastronómicas. La pista Cara Nord, en la zona con mejor nieve, ha sido ensanchada y complementada con una nueva pista fácil, Blanqueta, que permite el acceso a las zonas de Orri y Beret. Con la extensión a Argülls y Bonaigua, el 64% de la estación cuenta ya con un sistema de producción de nieve.
Una de las imágenes más impactantes del enclave tiene lugar al atardecer, cuando los esquiadores abandonan las pistas y se encienden las luces de las máquinas que trabajarán hasta el alba para que la nieve esté perfecta al día siguiente. Los responsables de la estación presumen de pisar cada jornada, de media, el 75% de las pistas; algo, según dicen, que muy pocos hacen.

Altura máxima: 2.510 metros. Pistas: 157 kilómetros. Precio del forfait de día: adulto, 51,50 euros; infantil, 34. Del 2 al 4 de febrero, habitación doble en el hotel Petit Lacreu (Salardú), de tres estrellas, con dos días de esquí para dos personas, 385,78 euros. En Semana Santa, del 28 de marzo al 1 de abril, apartamento para dos adultos y dos niños en Ruda y cuatro días de esquí, a partir de 1.239 euros (www.baqueira.es).

 

Dolomiti Superski (Italia)

Un telesquí en los montes Dolomitas.
Un telesquí en los montes Dolomitas.

Un atardecer patrimonio de la humanidad

Esta zona de la región de Trentino, en el norte de Italia y fronteriza con Austria, está compuesta por 12 estaciones unidas bajo un solo forfait, aunque no siempre enlazadas físicamente por remontes. Con todo, el mayor atractivo es su paisaje, con sus montañas, bosques y pintorescos pueblos que han hecho que sus 142.000 hectáreas fueran declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco en 2009. La Sellaronda es un circuito que recorre algunas de las mejores estaciones: Val Gardena, Val di Fassa, Alta Badia y Arabba; en total, 500 kilómetros de pistas. Val Gardena ha sido elegida este año mejor estación de Italia en los World Ski Awards y estrena un moderno telecabina de 10 plazas para enlazar precisamente con la Sellaronda. En Alta Badia, en el centro de los Dolomitas, aún se puede oír hablar en ladino; se dice que este fue el hogar de los pobladores más antiguos de los Alpes. Val di Fassa, rodeada por algunas de las montañas más famosas de la zona —Catinaccio, Sassolungo—, es el lugar ideal para apreciar la enrosadira, el espectacular color rojizo que adquiere la roca dolomítica cuando el sol impacta sobre ella al alba y al atardecer.

Altura máxima: 3.269 metros. Pistas: 1.200 kilómetros. Precio del forfait para cinco días: adulto, 256 euros; júnior, 179. Del 27 de enero al 3 de febrero, siete noches en habitación doble en el Hotel Des Alpes, en Val Gardena, y vuelo Madrid-Venecia o Múnich, más traslados y 6 días de forfait, 1.390 euros por persona (www.pangea.es).

Más información