Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Decoración

Ilustre pasado

En el pequeño salón, la pintura de la pared, inspirada en Rothko, está realizada con esponja. Ver fotogalería
En el pequeño salón, la pintura de la pared, inspirada en Rothko, está realizada con esponja.

Ubicada en un pequeño municipio de Toledo, esta casa solariega del siglo XVIII estaba condenada a la ruina. Pero la arquitecta Izaskun Chinchilla le devolvió su esplendor utilizando técnicas centenarias y materiales desechados.

LO TENÍAN CLARO. Tanto la arquitecta Izaskun Chinchilla como la pareja de empresarios propietaria de esta casa solariega del siglo XVIII ubicada en Carmena (Toledo). Recuperar la memoria era el punto de partida, pero también el objetivo final del proyecto. Cocinar con fuego, observar la ­chimenea, disfrutar del patio o leer con la luz del sol eran algunas de las guías para acometer la rehabilitación de esta vivienda casi en ruinas. Así, los materiales, en su mayoría de derribo y trabajados con métodos constructivos prácticamente desapa­recidos, dan fe de ese respeto por la tradición y lo artesanal; las técnicas milenarias se muestran eficaces a la hora de conseguir un perfecto funcionamiento climático; los pavimentos, con sus parches, y la madera, con su color viejo, acreditan una antigüedad de cuatro siglos. Tras seis años de arduas obras, esta casa reivindica su pasado ilustre convertido ahora en un presente confortable.