Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

El festín de 200 osos polares con el cadáver de una ballena arrastrada por las corrientes en Siberia

Un grupo de turistas asiste atónito a la comilona de verano de estos animales

Decenas de osos polares devoran el cadáver de una ballena en la isla de Wrangel, Siberia.
Decenas de osos polares devoran el cadáver de una ballena en la isla de Wrangel, Siberia. AFP

Unos turistas hacían un itinerario en barco por la costa noreste de Siberia el pasado 23 de noviembre cuando observaron en la isla de Wrangle lo que, desde lejos, parecían ser un montón de pequeños bloques de hielo en tierra firme. Al aproximarse, comprobaron que se trataban de unos 200 osos polares que se habían reunido en el mismo punto de la isla, un santuario de verano para estos animales, para devorar el cadáver de una ballena arrastrada por las corrientes.

"Todos estábamos atónitos", ha explicado Alexandre Gruzdev, director de la reserva natural de la isla Wrangel. El grupo de osos que se alimentaba del cetáceo estaba formado por varias familias, incluyendo dos madres seguidas cada una por cuatro oseznos, algo que raramente puede verse, según ha explicado Gruzdev. "Una ballena representa un verdadero regalo para ellos: varias decenas de toneladas de alimento, lo suficiente para varios meses", ha señalado.

Tras el deshielo, los osos polares suelen descansar entre agosto y noviembre en la isla, antes de reanudar la caza de focas. También es considerada como la principal zona del Ártico en el que las hembras dan a luz.

Este espectáculo también ilustra las dificultades que los osos polares pasan debido al cambio climático. La progresiva desaparición del hielo Ártico (indispensable para estos animales para cazar focas, su presa predilecta), les obliga a pasar más tiempos en tierra firme. Los osos polares pasan de media un mes más en la isla que hace 20 años, según afirma Eric Regehr, un especialista en esta especie de la Universidad de Washington. Este otoño, los observadores censaron 589 osos en Wrangel, más del doble de las estimaciones precedentes, ha alertado Regehr.

"Son animales ingeniosos y capaces de adaptarse, pero el número de osos polares que tenemos en la actualidad en el Ártico no puede mantenerse en tierra", ha advertido el experto estadounidense. Las crecientes dificultades para cazar focas les fuerzan a alejarse del Ártico para buscar otras presas, como bueyes almizcleros o roedores. Sin embargo, ninguno de ellos tiene el mismo aporte calórico que la grasa de foca, que les permite aguantar los largos inviernos árticos.

Se conocen casos de osos polares que se han acercado a pueblos en Rusia en busca de alimento. Este año, algunos esqueletos de morsa llegaron flotando hasta Ryrkaipi, un pueblo de 600 habitantes situado a 200 kilómetros de la isla de Wrangel, y atrajeron a los osos. Uno de ellos "rompió la ventana de una casa", ha indicado Viktor Nikiforov, experto y coordinador del centro ruso de mamíferos marinos. La localidad se puso en alerta, prohibió a los niños que fueran a pie a la escuela y canceló algunos actos públicos, antes de alejar los esqueletos del pueblo con grúas.

Más información