Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Sexo BLOGS Coordinado por CELIA BLANCO

AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS

Este contenido es para adultos.
Si no tienes la edad legal para acceder
o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.

Salir

Maldita transfobia

El horror de no ser cisgénero

El Congreso aprueba la ley que permitirá a los transexuales cambiar su nombre legal sin pasar por un examen psiquiátrico. Un paso más contra la LGTBIfobia que no ha contado con el apoyo del Partido Popular.

Más del 80% de mujeres transexuales han sufrido delitos de odio.
Más del 80% de mujeres transexuales han sufrido delitos de odio. Getty Images

Sonia recuerda con dolor la década de los 90. Tenía poco más de 20 años, había huido de su pueblo en Asturias a Madrid y ejercía la prostitución. Era una mujer transexual, es decir, no era mujer cisgénero. Ella nació con pene. Pero para la inmensa mayoría de sus clientes, Sonia era un travelo. Un tío con tetas. Unas tetas con polla. Sonia relata con amargura los años en los que vendió su cuerpo para iniciar el proceso de reasignación de sexo, impensable que pudiera ser pagado por la Seguridad Social; aquello no ocurrió hasta 1999. Inimaginable también que alguien llegara a llamarla por el nombre con el que se identifica. Aún tiembla al recordar las continuas vejaciones que sufrió: "No solo te humillan con saña. Quieren hacerte mucho daño. Por ejemplo, metiéndote un bate de béisbol por el ano mientras calibran en voz alta hasta dónde entrará. O te violan con una navaja en la garganta para que no grites y luego te escupen a la cara para que sepas que das asco." El Paseo de Camoens, el Parque del Oeste, la calle Fortuny hacia Juan Bravo y los alrededores del Museo de Ciencias Naturales eran las zonas de prostitución de las mujeres transexuales de aquellos años. Aquella fue la década en la que no había otra que conseguir el dinero de las operaciones hasta por debajo las piedras. Los años en los que no eran mujeres transexuales sino travelos.

Según la encuesta realizada por la America Foundation for Suicide Prevention junto con el Instituto Williams en colaboración con la Universidad de UCLA, Estados Unidos, más del 80 % de las mujeres transexuales fueron víctimas de delitos de odio y el pasado año más del 40 % intentaron quitarse la vida. Los hombres transexuales superan aún más estas cifras, pero a cambio, ellos practican la prostitución en menor medida. Eso les evita solo una ínfima parte de las agresiones que sufren; los hombres transexuales son los que más intención de suicidio manifiestan.

El PSOE presentaba esta misma semana en el Congreso de los Diputados la ley que permitirá a las personas transexuales cambiar su nombre en sus documentos de identidad sin tener que pasar por la valoración psiquiátrica que los evalúa como si fueran enfermos mentales. España vuelve a hacer historia en los derechos del colectivo LGTBI aun con los conservadores en contra. Se trata de dejar de considerar la transexualidad una enfermedad mental, algo avalado por profesionales como José Luis Pedreira Massa, pediatra y psiquiatra infantil. Todos los partidos, excepto el Partido Popular, Foro Asturias y un diputado de UPN, votaron a favor de la ley que, por primera vez, incluye a las personas intersexuales. Un avance, si tenemos en cuenta el horror denunciado por Claudia García Díaz, una mujer de 20 años que ha interpuesto una denuncia contra el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) por lo que considera "trato vejatorio, sexista y humillante" por parte de la Unidad de Tratamiento de Identidad de Género preguntándole si le importaba la profundidad de su vagina o las posiciones sexuales que practicaba en la cama con su pareja. Una más de tantas denuncias presentadas contra las Unidades de Tratamiento de Identidad de Género de toda España, las responsables hasta ahora de evaluar psiquiátricamente a las personas transexuales.

PERO, ¿HASTA QUÉ PUNTO ESTÁN PROTEGIDAS LAS MUJERES TRANSEXUALES?

El pasado año más del 40% de mujeres transexuales intentaron quitarse la vida
El pasado año más del 40% de mujeres transexuales intentaron quitarse la vida

Marisa Jaén Casillas, abogada experta en Violencia de Género, aclara que "las mujeres transexuales están protegidas por la Ley Orgánica de Protección Integral de Violencia de Género siempre y cuando su agresor sea un hombre con el que han mantenido o mantienen una relación sentimental sin necesidad de que haya existido convivencia. Exactamente igual que a una mujer cisgénero, las que nacemos con vagina. La Fiscalía General del Estado entendió que las mujeres transexuales debían estar dentro de esta ley, no así las parejas de homosexuales. Ni las formadas por hombres, ni las formadas por mujeres." Sin embargo, la mayoría de los delitos de odio hacia las mujeres transexuales son provocados por personas que no son del entorno afectivo de la víctima. La T de las siglas LGTBI no corresponde a ninguna orientación sexual, tampoco la I de intersexuales, sino a identidades de género. No ser heterosexual o cisgénero se paga muy caro. Según datos del Ministerio del Interior, entre 2015 y 2016, los delitos de odio por cuestiones de LGTBIfobia se incrementaron en un 36%. 

Sonia consiguió el dinero para pagar su operación y desde hace años trabaja como asistente sanitario en una residencia de ancianos. Peleó por los derechos de la comunidad LGTBI con todas sus fuerzas y lloró con toda su alma cuando murió Pedro Zerolo. Todavía se le quiebra la voz al recordar la noche que identificó a una de sus amigas después de que la atacaran con un hacha, le desfiguraran la cara contra el asfalto, además de volverle las manos del revés rompiéndole todos los dedos. "Tardé años en olvidar su gesto desencajado".

Ojalá los que deciden cuándo implantar leyes hubieran visto también la cara de su amiga Cris; puta como ella y travelo hasta que murió porque no le dio tiempo a conseguir el dinero de su operación. Ojalá no solo se preocuparan por los de su manada.