Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Voluntad y siempre adelante

El XIX Congreso Estatal de Voluntariado traza las líneas futuras de acción y entrega un premio a los familiares de los colaboradores fallecidos en un accidente de tráfico en India

Voluntarios de Cruz Roja en el puerto de Tarifa (Cádiz).
Voluntarios de Cruz Roja en el puerto de Tarifa (Cádiz).

“Es increíble la labor de los voluntarios, estoy orgulloso de que mi madre lo fuera. Son personas con inquietudes, serviciales, con ganas de ayudar”, declara emocionado Carlos Banderas. Él es hijo de Josefa Morán, una las cuatro personas voluntarias fallecidas el pasado verano en la India tras visitar proyectos de la Fundación Vicente Ferrer en el país, y acaba de recibir el Premio Andaluz al Voluntariado en Sevilla junto a los familiares de las demás víctimas. “Lo último que me dijo era que estaba disfrutando, haciendo lo que quería hacer. Me contó que iba a estudiar inglés para entenderse mejor allí la próxima vez que fuera, que estaba tan feliz”, recuerda el joven, abrazado al premio. “Decía que no importaba la religión, la cultura o la educación. Que todos somos iguales”, añade. Esta visión de su madre la llevaba a ser voluntaria tanto para la fundación que beneficia a personas que viven a 8.000 kilómetros de ella en India, como en una asociación de sordos y personas con síndrome de Down de Ronda (Málaga), donde residía. “Lo que nos dejó queda en nosotros. Y no nos olvidamos de su lema positivo y luchador, nos decía ‘Siempre adelante”, rememora.

Como la voluntad de Josefa Morán para romper desigualdades, 1.500 personas relacionadas con la entrega altruista de su tiempo y energía se han congregado este noviembre en Sevilla para celebrar el XIX Congreso Estatal del Voluntariado, convocado por la plataforma española, que también ha entregado sus premios. Hazloposible, Alternativa Joven, Soñar Despierto, Tetoca Actuar, Cuentos Matahambre, Crecer con Futuro, o Todo por una Sonrisa son algunos de los inspiradores y proactivos nombres de las cerca de 80 asociaciones participantes en el encuentro y que cuentan con algunos de los cuatro millones de voluntarios aproximados que hay en España en más de 2.700 entidades. Aspiran a mejorar el bienestar de las personas, los eventos, los animales o el medio ambiente y, en ocasiones, a suplir las deficiencias de servicios que las Administraciones no consideran prioritarios por una falta, precisamente, de voluntad política.

Una voluntad que a cada individuo del encuentro le sobra para mejorar la sociedad a través de apoyo personal, cultural, deportivo... O compensar estas ausencias de responsabilidad pública. Como los bomberos de la ONG Proem-aid, que tras culminar misiones de salvamento de refugiados en Lesbos y fueron detenidos por intentar asistirlos en una misión, rescatan ahora a centenares de personas a la deriva en la costa de Libia. “Aquí o los rescatas o mueren, las barcas en las que vienen no tienen combustible para llegar a la costa, es una travesía suicida, nunca llegan. Las autoridades deberían de estar presente, pero no aparecen”, se queja José Amor, bombero de la ONG sevillana, que acude al encuentro a sensibilizar, difundir su trabajo y recaudar fondos para mantener los tres barcos con los que cuentan en Malta junto a otras dos entidades internacionales.

Y como el lema “Siempre adelante”, la figura del voluntario ha avanzado también en las últimas décadas. Ya es más que sabido que casi sale más reconfortado el que ayuda que el beneficiario, que la experiencia es totalmente gratificante, y que un voluntario nunca puede suplir la labor de un trabajador. Pero aún quedan desafíos por asumir. “El voluntario necesita también cuidados, formación y el reconocimiento institucional de las Administraciones públicas y de la empresa. Y para ello se requiere también de presupuesto, no pedimos que se dote de forma extraordinaria, pero sí que puedan hacer bien su tarea y que no se desgasten”, apunta Armando Rotea, presidente de la Plataforma Andaluza de Voluntariado y organizador del evento en esta edición, quien avanza también que hay que fomentar la participación en estas acciones.

“En España, el 9,3% de las personas mayores de 15 años realizan acciones voluntarias frente al 23% del conjunto de la Unión Europea. A pesar de existen importantes diferencias entre los países de la unión, es evidente que el nuestro necesita desarrollar políticas que promuevan la acción voluntaria”, declaró el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, durante el evento. Queda trabajo por hacer. En este congreso, titulado Sumando Voluntad.es se han abierto cuatro mesas para tratar temas de voluntariado internacional, líneas prioritarias de movimiento, promoción de la labor, y difusión a la sociedad de su aportación, valores y efectos.

El voluntario necesita también cuidados, formación y el reconocimiento institucional de las Administraciones públicas y de la empresa

“Entre las conclusiones se ha estudiado la forma legal de incorporar a los menores en la acción voluntaria; el reconocimiento de competencias formativas y cómo se deben preparar las entidades para ello; o desarrollar instrumentos para medir la acción voluntaria y así darnos valor”, añade Rotea, que ejemplifica que como propuesta se ha planteado que en el ámbito educativo se valore el aprendizaje-servicios. “Es una nueva metodología de trabajo que consiste en que las asignaturas escolares se completen con servicios a la comunidad cercana y para que se desarrollen habilidades personales relacionadas con el servicio y se valoren”, señala el presidente.

“Ayudamos a otras personas, aprendemos mucho de respeto, tolerancia, a ponernos en el lugar del otro”, dicen simpáticos tres voluntarios sevillanos de 15 años que al salir de clase han ido al congreso para indicar a los asistentes las ubicaciones de las mesas de trabajo. “No todos nuestros compañeros están concienciados con ayudar a los demás, pero a nosotros nos gusta ser voluntarios. Nuestro profesor nos ha llevado también a acciones de recogida de alimentos, a un centro de personas con epilepsia, a comedores sociales y de atención a personas mayores” dicen a corrillo los estudiantes, que resaltan también que la experiencia también sirve para acercarse a lo que quieran dedicarse en el futuro. “Si vienes una vez, repites. Tenemos la conciencia tranquila, nos sentimos bien”, coinciden en destacar.

Autoridades y ganadores de los premios estatales y andaluces de Voluntariado, en Sevilla. ampliar foto
Autoridades y ganadores de los premios estatales y andaluces de Voluntariado, en Sevilla.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información