Cartas al director
i

Pobreza energética

Mantener la temperatura adecuada para la vida en muchos hogares españoles va a resultar imposible también el próximo invierno. Por mucho que hayamos adecuado la potencia eléctrica, comprado electrodomésticos de bajo consumo y aislado la vivienda para no perder calor; las subidas del recibo de la luz no se corresponden con las subidas salariales de los ciudadanos. En un mercado basado en la ley de la oferta y la demanda, y en el que los precios de la energía pueden elevarse en cualquier momento, el bono social al que se acogen las familias más vulnerables tampoco podrá solucionar que mantengan sus viviendas entre 18 y 21 grados como aconseja la OMS. Las alternativas de calentarse con braseros, ir abrigados como esquiadores dentro del hogar y mantener incluso las luces apagadas son la única solución a corto plazo. Desgraciadamente, aún sabiendo las muertes causadas por el frío en anteriores años, no se vislumbra un remedio realmente eficiente.— José Solano Martínez. Cartagena (Murcia).

 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50